Restaurantes

Sabores vintage

Temis Paiva se encuentra al frente de los fogones de este espacio decorado con dos retratos antiguos del legendario cantaor Camarón de la Isla que presiden una de sus paredes con un cartel invita al personal a darse un capricho. ¿Y por qué no? A fin de cuentas, espacios como La Vermutería no dejan de ser un oasis en el que desahogarse entre amigos, con buenas viandas y mejores tragos./IGOR AIZPURU
Temis Paiva se encuentra al frente de los fogones de este espacio decorado con dos retratos antiguos del legendario cantaor Camarón de la Isla que presiden una de sus paredes con un cartel invita al personal a darse un capricho. ¿Y por qué no? A fin de cuentas, espacios como La Vermutería no dejan de ser un oasis en el que desahogarse entre amigos, con buenas viandas y mejores tragos. / IGOR AIZPURU
La Vermutería (Vitoria)

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Solo entrar en la Vermutería ya advierte al visitante de que penetra en un lugar mágico que envuelve en una atmósfera especial al cliente y lo transporta a otra época. Aires ‘vintage’ flotan en el ambiente, cuyo interiorismo profundiza en esa filosofía ‘retro’ con muros con ladrillos a la vista, techos inacabados y paredes desconchadas intencionadamente con colores cálidos y agradables a la vista.

La Vermutería (Vitoria)

Dirección
Zapatería, 4.
Teléfono
945338403.
No perderse
La tortilla de alcachofas.

Su ‘bouquetería’ sugiere deleites como la ventresca de atún rojo, las alcachofas de Tudela, los lomos de bacalao o salmón y la sardina, bien anchoada, bien en aceite y vinagre. El secreto ibérico es otra de sus ‘estrellas’, lo mismo que la vieira gratinada al horno, el mejillón tigre, el langostino albardado en patata o el pescadito frito enharinado. No faltan propuestas como el risotto de hongos, la tortita de camarón, el cazón en adobo, el croquetón de jamón, la tomata o su exquisita ensaladilla rusa.

Y los domingos, para propiciar un vermú más selecto, cuentan con marisco de primera: coquinas, nécoras, quisquillas, navajas, camarón… Una de sus tradiciones más divertidas es el ‘pásalo’. De vez en cuando sacan un porrón congelado lleno de buen cava para que la audiencia se lo vaya pasando de trago en trago. Y a eso invita la casa.

Otro aliciente del lugar son sus tortillas. Las tienen de flor, de morcilla, de jamón y queso, de alcachofas, de rulo de cabra… ¡Ah! y los aficionados albiazules que estén atentos porque cuando juega el Alavés celebran cada uno de sus goles repitiendo consumición. Es decir, que si te has pedido una caña, tienes otra ‘por la patilla’, y si es una copa preparada, pues otra igual completamente gratis. Este es un buen ejemplo de un bar interactivo. Lógicamente, visto su nombre, aquí el vermú es de primera. Los tienen de Chicago, el vertonic, el denominado ‘Sangre y arena’, el Luigi, el New White… Y te lo personalizan si así lo deseas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos