Restaurantes

Productos con nombre propio

El cocinero Luis Ángel Plágaro acaba de ser nombrado Caballero Salinero de Añana, sumándose así a una comunidad que defiende el tesoro recuperado del Valle Salado alavés. Junto a su hermana Leticia y el chef Aitor Etxenike, apuesta por la cocina de las amatxos, el buen producto de la zona y por evitar las prisas. Así pertenece al Slow Food Kilómetro Cero y en su restaurante ofrece propuestas como este sukalki de buey o bonito del norte./I. AIZPURU / I. ONANDIA
El cocinero Luis Ángel Plágaro acaba de ser nombrado Caballero Salinero de Añana, sumándose así a una comunidad que defiende el tesoro recuperado del Valle Salado alavés. Junto a su hermana Leticia y el chef Aitor Etxenike, apuesta por la cocina de las amatxos, el buen producto de la zona y por evitar las prisas. Así pertenece al Slow Food Kilómetro Cero y en su restaurante ofrece propuestas como este sukalki de buey o bonito del norte. / I. AIZPURU / I. ONANDIA
Sukalki (Vitoria)

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Luis Ángel Plágaro es un chef que honra desde sus fogones al buen producto, proclamando la tranquilidad a la hora de comerlo, evitando prisas tanto al cocinarlo como al degustarlo. No en vano en Sukalki presumen de pertenecer a Slow Food Kilómetro Cero. «Nos gusta respetar las temporadas y utilizar producto de la zona. Y si podemos comprarlo directamente al productor, mejor», sostienen.

Sukalki (Vitoria)

Dirección
Florida, 37.
Teléfono
945279654.
Web
www.sukalki.com.
No perderse
Tataki de atún rojo con katsiobushi y wakame.

Y hacen gala de su filosofía destacando entre sus habituales el aceite de oliva virgen extra de Moreda, «que destaca en el pulpo a la plancha», avisan; los huevos ecológicos de gallina vasca Marraduna, que utilizan con arte en el cremoso de patata y shiitakes ecológicos con huevo Panko; la ternera ecológica de Maturana, ingrediente principal de sus nachos texmex y de la bresaola; los cerdos Euskaltxerri criados al aire libre y de forma ecológica en Lekunberri, que se encuentra en su wok de arroz con papada y en su lingote de cochinillo; el pulpo gallego de la reserva natural de Lira, que a la plancha está de rechupete; o los shiitakes ecológicos de Delika, que con un cremoso de patata y huevo saben a gloria.

Junto a su hermana Leticia y al chef vizcaíno Aitor Etxenike, Plágaro ha apostado por los valores tradicionales de una taberna con toques de modernidad, con dos ambientes diferenciados: la barra y el comedor. «¡Nos gusta cocinar!», exclaman, «y apostamos por la cocina de base, la de las amatxos. Con toques de originalidad pero sin olvidar las raíces y, sobre todo, el producto».

Y de esa apuesta surgen propuestas culinarias exquisitas como el tataki de atún rojo con katsiobushi y wakame, la lubina salvaje Jijae con ajoarriero de sepia, el arroz cremoso de moluscos con vieiras al txakoli, el taco de bacalao al pilpil con morrones, las carrilleras y su crujiente con estofado de pochas y hongos al tempranillo o el rulo de cordero lechal con patata asada y ajo negro, por poner algunos ejemplos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos