Jantour

Jantour

Restaurante

Sidrería Kuartango: kupelas en el balneario de la alta sociedad

Sidrería Kuartango: kupelas en el balneario de la alta sociedad
IGOR AIZPURU

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

Frente al lago de Bayas, en un entorno idílico, se encuentra la Sidrería Kuartango, inaugurada hace poco más de un año en el edificio que albergó el Balneario de Zuazo, que llegó a ser un referente en turismo de salud. Cerró en los años 50 y la pretensión de la Asociación de Amigos de este centro termal y del Ayuntamiento era rehabilitarlo y darle uso a base de iniciativas privadas o sociales. Pues hoy, en el gran salón del edificio, de unos 700 metros cuadrados, se ubica esta sidrería que hace poco ha hecho el txotx de apertura de la temporada.

Iñigo Unamuno y Benito Peciña son los promotores. Peciña es el maestro sidrero y procede de Aramaio, donde ya tenía manzanos, bodega y sidrería. Su interés por conocer la fruta alavesa le llevó a Kuartango y se dejó convencer por su gente. En paralelo a la bodega (en la que, además de sidra, elaboran un rico zumo de manzana que venden envasado) y el restaurante, están desarrollando un centro de interpretación de la sidra: «En Euskadi siempre hemos tenido un fuerte arraigo con el mundo de la manzana y de la sidra. Desafortunadamente, con el paso de los años se ha perdido gran parte de esa cultura, especialmente en Álava. Con la creación de este centro pretendemos devolver la manzana al lugar que se merece», cuenta Peciña, que distingue diferentes variedades autóctonas de manzana.

Menús variados

Lourdes Sáenz de Vicuña es la cocinera y el propio Peciña y Walter Damián González, los parrilleros. Ofrecen, cómo no, el típico menú de sidrería que consta de una cazuelita de chorizo a la sidra, una jugosísima tortilla de bacalao, un taco de bacalao coronado por un refrito de pimiento verde y cebolla que tiene ya muchos fieles, y un rico chuletón de unos 400-450 gramos por persona, y todo ello regado con sidra de las kupelas. Para postre: membrillo, queso y nueces, todo de la comarca. Si vienes acompañado de niños, puedes solicitar el menú infantil, compuesto de pasta con tomate y hamburguesa de chuleta con patatas fritas, o lomo de cerdo con patatas, o pechuga de pollo con patatas. De postre, helado.

Y si eres vegano, dispondrás de chorizo vegetal a la sidra, revuelto (sin huevo) de verduras con soja texturizada y harina de garbanzo, taco de tofu con pimiento y cebolla, chuletón de seitán, queso vegetal, membrillo y nueces. También, fuera de temporada de sidrería, y bajo encargo, se ofrece la posibilidad de un menú diferente: ¿qué tal una buena alubiada con sus sacramentos? Tocino ibérico, costilla, oreja, chorizo, morcilla, berza…. ¿O unas patatas con chorizo cocinadas a fuego lento, donde la patata se deshace en la boca? ¿Tal vez unas carrilleras para acompañar? ¿O un poquito de pescado?

Los platos van aderezados con sal de Añana y el queso de oveja se elabora en Sendadiano. Y tampoco se olvidan de la vaca terreña o de las alubia alavesa de Pobes. El local pone a disposición de los clientes un servicio de autobús para que puedas olvidarte del coche y dedicarte sólo a disfrutar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos