Jantour

Jantour

Restaurante

Suharri: fuego en el puerto

En este local trabajan con chuleta de vaca rubia pinta o vaca vieja, cuyas cintas llegan con una maduración de 90 días. El cocinero Joseba Cojo trabaja con piezas de un kilo y medio que llegan al comensal casi limpia, sin excesos de grasa y con poco palo. La chuleta se coloca sobre la brasa de carbón encina para que se selle, se le da la vuelta y se espolvorea con sal gorda adquirida a productores de la población burgalesa de Poza de la Sal. A la hora de sacar la carne se le da dos golpes para que suelte el exceso sal, aunque como remate se añade sal Maldon. /MAITE BARTOLOMÉ
En este local trabajan con chuleta de vaca rubia pinta o vaca vieja, cuyas cintas llegan con una maduración de 90 días. El cocinero Joseba Cojo trabaja con piezas de un kilo y medio que llegan al comensal casi limpia, sin excesos de grasa y con poco palo. La chuleta se coloca sobre la brasa de carbón encina para que se selle, se le da la vuelta y se espolvorea con sal gorda adquirida a productores de la población burgalesa de Poza de la Sal. A la hora de sacar la carne se le da dos golpes para que suelte el exceso sal, aunque como remate se añade sal Maldon. / MAITE BARTOLOMÉ

Carnes de primera calidad y pescados del cercano puerto elaborados a la brasa por un cocinero con mano experta

TXEMA SORIA

Egoitz Brunet abrió el 14 de abril del 2014 el Suharri, un local especializado en pescados y carnes que dispone a la brasa de carbón de encina y se ha convertido en una referencia gastronómica en la localidad marinera de la Margen Izquierda. Los pescados los adquieren en la lonja del pescado de Santurtzi, ubicada a unos metros del local, y la carne, de primerísima calidad, se la trae Emiliano Brunet, padre del propietario y dueño de una empresa dedicada a la representación de productos cárnicos y embutidos.

Suharri (Santurtzi)

Dirección
Itxasalde 4.
Teléfono
946113001.
Cierra
Domingo noche.
Web
www.restaurantesuharri.es.
No perderse
Chuletón y pescados a la brasa.

El 25 de noviembre, tras adquirir la lonja contigua y acometer unas obras de ampliación, incluida una nueva cocina, abrieron el nuevo comedor. Cuentan con una barra para que el personal tome unos vinos y unos pintxos (piparra de boquerón o anchoa, chapata de paleta ibérica o bocadillo de bonito, anchoa y piparra), un comedor contiguo para 40 comensales y la estancia principal, dividida en dos alturas y con espacio para 80 personas.

En el Suharri la atención corre a cargo de Íñigo Benito, un profesional de larga trayectoria. La comida es excelente gracias a la buena mano del eibarrés Joseba Cojo Elizondo, formado en la Escuela de Hostelería de Donostia y en los fogones de Martín Berasategui e Hilario Arbelaitz. El festín puede comenzar con jamón ibérico de bellota cortado a cuchillo, ensalada de tomate label con lascas de bonito de Bermeo, pulpo a la brasa con pimentón de La Vera o parrillada de verduras.

La chuleta de vaca vieja a la brasa es una de las razones para acudir al restaurante, lo mismo que el taco de entrecot, las mollejas de cordero o el taco de cochinillo asado a baja temperatura al Pedro Ximénez. No se pierdan el lomo de bacalao a la brasa, los chipirones a la plancha o cualquiera de sus pescados (rodaballo, rape negro o lubina), pasados por la parrilla. Y a la hora del postre, goxua o cuajada de lecha del valle navarro de Ultzama. Cuenta con vinos excelentes en una carta con más de 200 referencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos