Restaurante

Lo bueno, en frasco pequeño

Entre los platos que se cocinan en los fogones de Rosa María Villarroel encontramos ensaladas entre las que destacan la de cecina, parmesano, frutos secos y lascas micuit, o la de champiñones laminados con queso brie tostado y crujiente de jamón. Y platos como este timbal de berenjena con rulo de cabra y salsa de piquillo y la paella de marisco. /BLANCA CASTILLO
Entre los platos que se cocinan en los fogones de Rosa María Villarroel encontramos ensaladas entre las que destacan la de cecina, parmesano, frutos secos y lascas micuit, o la de champiñones laminados con queso brie tostado y crujiente de jamón. Y platos como este timbal de berenjena con rulo de cabra y salsa de piquillo y la paella de marisco. / BLANCA CASTILLO
Ko-tarro (Vitoria)

Joseba Fiestras
JOSEBA FIESTRAS

En la zona vitoriana de Lovaina, muy cerca de la parada del tranvía, se encuentra un establecimiento muy acogedor. De entrada, llama la atención su portada, donde domina la madera, su nombre y su logo: ‘Ko-Tarro: comer pa beber’. Escrito en los cristales, ya nos avisan de que hay menú del día, carta, picoteo, pintxos, vermouth, latillas… pero también anchoas, berberechos, quesos, y pan recién horneado.

'Ko-tarro'

Dirección
Sancho El Sabio, 11.
Teléfono
945132297.
Web
www.kotarro.es.
No perderse
Lomo de atún rojo con salsa teriyaki.

Una vez traspasada la puerta nos encontramos con el expositor, un canto a los pintxos y a los platillos hechos al momento, porque los aperitivos son de materia prima de primera calidad y muy variados: tan pronto te puedes encontrar con un clásico como el de atún con mayonesa y pimiento relleno de queso o el de ensaladilla, como con un cubo de mejillones de roca elaborado al instante en su plancha. Una parrilla que no para de acoger al calor de su lumbre productos como el ‘pincholetón’, un pintxo de chuletón que quita el ‘sentío’. Cerca están también el morrito a la plancha con tximitxurri, el choricillo o la txistorra de Alejandro.

Ensaladas y entrantes

Y del mar, cocinados también al tiempo, chipirón, pata de pulpo, almejas, berberechos, navajas… Entre el picoteo también tenemos otras delicatessen como los trigueros con parmesano o las alcachofas con salsa de hongos. Una vez llegados al comedor, familiar y muy acogedor, la carta nos ofrece, para empezar, una amplia variedad de ensaladas y de entrantes fríos (pimientos asados con ventresca o las antxoas de Aguirreoa) y calientes: huevos camperos rotos trufados, una pata de pulpo braseada con tocino ibérico y crema de patata o la parrillada de verduras a la plancha con salsa romesco.

Para continuar, carne o pescado. Del mar llega un estupendo rodaballo asado con trigueros y tomates asados también, bacalao sobre pisto y crema de pilpil o lomo de atún rojo con teriyaki. Del campo, carrillera ibérica con foie a la plancha, chuletón a la brasa o magret de pato al oporto, entre otras delicias. Y de guinda, el chef nos recomienda una tarta holandesa, goxua casero o tarro de crema de queso con frutos rojos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos