Jantour

Jantour

No es oro todo lo que reluce en la Red sobre nutrición

No es oro todo lo que reluce en la Red sobre nutrición

Un 60% de los internautas busca información sobre salud, pero una de cada tres piezas -la mayoría de ellas sobre alimentación- son falsas. No se fie: en nutrición, los milagros no existen

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

Seguro que está harto de que le lleguen al ‘guasap’ alertas sobre salud que dicen que si come carne se le caerán hasta los dientes y si bebe una lata de refresco puede usted contaminarse con un virus mortal. Tenga cuidado: le puede ocurrir. Y también que vaya por la calle tranquilamente y un ladrillo le abra la cabeza; o que un meteorito imprevisto estalle en medio de su cocina y desaparezca la especie humana. Todo es posible, pero lo normal es que no suceda.

Internet es un pozo sin fondo lleno de basura ‘informativa’ y el mundo de lo nutricional no escapa a ello. Aprenda a navegar con criterio, porque la Red, en lo referente al comercio y el bebercio, está llena de medias verdades, que son las peores mentiras, y trolas de las gordas, que sólo sirven para el regocijo insustancial de los canallas que las cuelgan. El 60% de los navegantes busca contenidos sobre salud. ¡Cuidado! Una de cada tres informaciones es falsa y, curiosamente, la mayoría tiene que ver con la alimentación.

«Detrás de todas esas noticias hay gente con unas grandes habilidades de comunicación y persuasión. No es nuevo. Son los charlatanes de toda la vida, embaucadores que dicen a la gente lo que quiere oír y, a cambio, le venden cualquier cosa», explica la farmacéutica y nutricionista Marian García, del equipo de Salud sin Bulos, un grupo de profesionales sanitarios y periodistas que se ha unido para desmontar las mil y una patrañas sobre salud con que uno puede toparse en la Red. En esta sección nos interesan las relacionadas con la nutrición, que son la mayoría.

Por un hijo «me lo creo todo»

Cada día, una nueva. «Casi siempre se relacionan con enfermedades incurables, como el cáncer, o con la dieta, que saben que es algo que preocupa a la población», explica la experta. Un ejemplo paradigmático -y cruel- son las desgraciadamente famosas ‘dietas contra el autismo’ o el cáncer infantil. «Eligen patologías con mal pronóstico, no por casualidad. Cualquier padre cambiaría la alimentación de su hijo con tal de ganar una mínima esperanza. Pero comer limón, como se ha publicado, no cura ningún tipo de tumor».

La lista de embustes no tiene desperdicio. Uno de los más populares últimamente ha sido el de los plátanos infectados con el virus del sida. La información difundida contiene imágenes de bananas a los que supuestamente se les ha inyectado sangre contaminada... ¿Terrorífico, verdad? No tanto. La cadena comenzó a distribuirse en 2016, pero fue una noticia heredera de otra que ya hablaba sobre naranjas con sida. Aunque fuera cierta, que ni por el forro, sería imposible infectarse del VIH de esta manera.

El virus de la inmunodeficiencia humana se muere rápidamente fuera de su hospedador, el cuerpo humano. Sólo se contrae mediante el contacto directo de sangre o mucosa, es decir a través de relaciones sexuales sin preservativo, de la madre al hijo durante el embarazo o la lactancia cuando no se da el debido control médico y con el intercambio de jeringuillas contaminadas. Lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) y puede comprobarse en su página oficial: www.who.int/mediacentre/factsheets/fs360/es.

La alerta del Ministerio sobre el ingreso hospitalario de un hombre con meningitis por comerse un queso ha propiciado la difusión de... ¡tachaán!: manzanas con listeria. ¿Qué es eso? ¡Una bacteria muy mala, causante de infecciones graves en niños, embarazadas y ancianos! ¡Aah, lo peor...! Tranquilidad. Es otra noticia debidamente engendrada en 2015 en Estados Unidos -de donde viene buena parte de toda esta morralla, aunque no solo-, que permitió que luego se hablase de... atención... ¡leche con salmonela! Hay muchísimas, pero la última (para mí) es de ayer: latas de un famoso refresco de cola infectadas por leptospira... ¡una bacteria de rata...! El meteorito que acabó con los dinosaurios está a punto de caernos encima.

La dieta mediterránea es lo más sano que hay, pero nadie va a morirse por disfrutar de un buen chuletón. Páginas como saludsinbulos.com permiten contrastar si la información de internet mete la pata o si es ‘pata negra’. Es la clave: constrastar, no creerse lo primero que nos meten por los ojos. La prevención es un valor. El miedo irracional, un sinsentido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos