Jantour

Jantour

'E-Jerky': tapeo yanqui de calidad

Jaime Madariaga e Íñigo de la Fuente, autores del proyecto de snacks saludables./Maite Bartolomé
Jaime Madariaga e Íñigo de la Fuente, autores del proyecto de snacks saludables. / Maite Bartolomé
Productor de snacks de carne deshidratada

Íñigo de la Fuente y Jaime Madariaga son dos emprendedores que se buscan la vida para encontrar su nicho de negocio en el competitivo mundo de los snacks

GAIZKA OLEA

Nuestros protagonistas de hoy no viven en el campo, en contacto con la naturaleza; no miran al cielo por si hiela, graniza o lleva meses sin llover, ni examinan sus colmenas o el estado de salud de su ganado. Tampoco riegan verduras ni curan embutidos. Íñigo de la Fuente y Jaime Madariaga son dos emprendedores que se buscan la vida para encontrar su nicho de negocio en el competitivo mundo de los snacks. Sí, ya sabes, ese género que se vende en tiendas de mayor o menor tamaño o en las máquinas de 'vending' y sirven para engañar al hambre mientras ingieres productos que un médico o un nutricionista aconsejarían dejar donde están, a buen recaudo, por su exceso en sales, grasas y otras sustancias poco recomendables para la salud.

Madariaga y De la Fuente han llegado con E-Jerky Smart Snacks, paquetes de 30 gramos de carne deshidratada con un 50% de proteínas, sólo un 3% de grasas y sin gluten. Su arranque ha sido vertiginoso, pues unos meses después de llegar al mercado obtuvieron en noviembre los premios Buber que concede la Asociación Internet & Euskadi en reconocimiento a su impactante web y al desarrollo de su producto. Pero esto sería empezar la historia por el medio: el final está por escribir y el comienzo va de curiosidad y de emprendedores en busca de un lugar en el mundo.

Cuenta Íñigo de la Fuente que hace unos años se desplazó con su familia por la Costa Este de Estados Unidos, un viaje en coche de Nueva York a Miami durante el cual descubrió que en las gasolineras se ofrecía Beef Jerky, bolsas de carne deshidratada que uno pica como si fueran patatas, fritos varios o frutos secos. Al terminar la carrera de Derecho Económico, De la Fuente recordó aquel género que en Estados Unidos mueve unos mil millones de dólares anuales y se dijo que no sería mala cosa probar. «A finales de 2016 intenté hacerlo en casa: compraba carne, hacía las tiras, las marinaba y las asaba en el horno». No funcionó, aquello resultaba comestible a duras penas y, para colmo, «al finalizar el mes nos llegó una factura desorbitada de la luz».

Carne escocesa

Unos meses más tarde De la Fuente y Madariaga (licenciado en Empresariales, rama de Marketing) preparan un proyecto diferente y viajan a Inglaterra para negociar, asesorados por una nutricionista, con un proveedor la elaboración de lo que han venido a llamar E-Jerky Smart Snacks. La carne es de Aberdeen Angus, raza de reses originaria de Escocia y famosa por la calidad de sus carnes, y llega a los comensales en tres modalidades: la original, la que lleva ajo y la peri peri, con pimiento morrón y con un toque picante.

Y antes de rezongues algo así como «ya están estos veinteañeros con sus inventos», un recordatorio: el secado de carnes o pescados es tan antiguo como la propia humanidad. Se conseguía exponiendo el género al viento o al frío, del mismo modo que se hacía durar los alimentos ahumándolos o marinándolos. Es lo que comían los marinos en sus travesías oceánicas, los integrantes de las caravanas que cruzaban desiertos y, más cerca de nuestro imaginario, los cowboys en el cine. Tú los has visto mascar carne seca en las praderas... pero eso es otra historia.

Madariaga y De La Fuente se muestran satisfechos de los primeros pasos de su empresa, que cabalga sobre la ola del premio, aunque son conscientes de que no obtendrá réditos hasta finales de este año. «Hasta ahora nos da satisfacciones, beneficios, no», resume De la Fuente. Las catas que organizan para dar a conocer su género se han saldado con notas de 4,5 sobre 5 por parte de los consumidores, a quienes han dividido en tres grupos, tres objetivos. O recurriendo a un lenguaje más técnico que ellos no utilizan, 'targets', que suena muy técnico pero no se entiende demasiado.

«Nuestro mercado es la nutrición vinculada con el deporte, tanto en gimnasios como en practicantes de deportes de aventura; las tiendas gourmet y los snacks». Es decir, que volvemos al principio del texto, con cualquiera de nosotros plantado ante una máquina expendedora llena de bollería industrial, todo tipo de productos salados, algunos sandwichs... «y una manzana, que es lo único sano que te puedes encontrar en una máquina de vending». Por ahora, E-Jerky está accesible en su web y pronto, en algunas tiendas. Sin prisa, que tampoco vamos a cruzar un océano o el desierto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos