Por un puñado de dólares

Eneko Atxa
ENEKO ATXA

El pasado lunes en Gernika se mostraron los tesoros agro de la temporada, como alubias, quesos, nueces, avellanas, puerros, berzas, calabazas, cebollas, miel, pimientos de asar y choriceros, patatas... Todos los productos habituales, más algunas elaboraciones como el euskal pastela y mermeladas extraordinarias. La fiesta se redondea con los habituales concursos de txakoli, miel, queso... y cómo no, con la gran subasta. Un año más, nuestros baserritarras consiguieron que, a pesar de la lluvia matutina, la gente se acercara, comprara y hablara, además del tiempo (fundamental tema de conversación para un euskaldun), de la calidad de las hortalizas y cómo no, de sus precios.

Me gustaría puntualizar que los precios de este año, una vez más, me parecieron muy ajustados. No olvidéis que los baserritarras trabajan muy duro y ayudados de otras personas. Dependen del clima y su trabajo, lejos de ser un hobby, es su modo de ganarse la vida. Viven de ello. ¿Acaso creen que sus beneficios van a ser enormes por cobrar a catorce euros el kilo de alubias, a dos una docena de puerros o pedir uno por una singular cebolla roja? ¡Yo les digo que no! ¡Rotundamente no! Sus márgenes son mínimos e, incluso, insuficientes si los comparamos con las horas de trabajo que dedicaron a obtener esos productos únicos.

Imaginen ahora, por un instante, la cantidad de elaboraciones que puede preparar una familia con una calabaza, unas patatas, una docena de puerros, otra de huevos, medio kilo de alubias, una coliflor, medio kilo de harina de maíz, una berza, un queso y unas nueces. Pueden cocinar unas alubias, una porrusalda, una coliflor con Idiazabal... también, berza con patatas, unos talos (o morokil si lo prefieren), unas nueces con queso o una intxaursaltsa, unos huevos rotos…

Es decir, una familia de cuatro personas podría comer todos esos platos por menos de 16 euros (cuatro euros por persona redondeando hacia arriba) lo que hace que cada plato nos cueste menos de un euro. Piensen ahora lo que les cuesta un refresco azucarado o una bolsa de golosinas o un paquete de tabaco, y díganme si les sigue pareciendo caro el comer con garantías y de calidad por un puñado de dólares. On egin!

Fotos

Vídeos