Disfrutes navideños

El capón en pepitoria, uno de los platos típicos de Navidad. /EC
El capón en pepitoria, uno de los platos típicos de Navidad. / EC
JOSEAN ALIJA

Disfrutaremos estos días de momentos para pararnos y romper con los hábitos del día a día, para recuperar la humanidad, el tiempo con la familia y, cómo no, para sentarnos en torno a una mesa a disfrutar. Cada día los lujos son más accesibles y perdemos el sentido del valor, por lo que quizá estos días sean un buen momento para recuperar aquellos platos que han unido a la familia a lo largo del tiempo.

Cada Navidad me hago la misma pregunta que todos ustedes se habrán hecho estas semanas: ¿qué cocino este año? Yo siempre intento volver a los platos que me hacen pensar, recordar, soñar. La sensibilidad de un cocinero es la misma que la de una madre o un padre que sabe conquistar los paladares de los suyos. Yo apuesto por esos guisos que requieren de tiempo, mimo y cariño, pero que son fáciles de presentar y sobre todo, ricos. Disfrutar de un buen bacalao, en todas sus variantes... ¿Y por qué no utilizar de manera diferente este producto que ha marcado nuestra historia? Les propongo unas albóndigas de bacalao con salsa bizkaina. ¡Triunfarán! O utilizar esas kokotxas de bacalao para hacer un pilpil. O un begihandi en su tinta, ¡pero no olviden ser generosos con la salsa!

Una sopa de pescado, una porrusalda o una zurrukutuna son siempre agradables para los días de resaca, que estoy seguro de que no faltarán en estas fechas. Y si queremos algo ligero, unas alcachofas en salsa verde, que están en un momento maravilloso. Almejas o berberechos, según el bolsillo. Disfrutar de esas cosas sencillas como unas anchoas en salazón. Gastar dinero en vino, que hace sentir muy bien. Y lo que nunca falla: un buen jamón. Es un buen momento para hacerse un regalo.

Un capón guisado con cebolla roja de Zalla, estragón y jerez. Lo preparan por la mañana y después de unos potes con familia, amigos e incluso vecinos, llegan a casa, encienden el fuego y empieza el placer. Hagan platos que dominen, que les exijan organización, pero que les permitan disfrutar de los suyos, porque lo más grande de estos días es la compañía. ¡Viva la salsa, el unte y el cachondeo! Zorionak eta urte berri on!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos