Cocinando en el césped

Cocinando en el césped
Eneko Atxa
ENEKO ATXA

Soy aficionado y por lo tanto seguidor del Athletic desde que tengo uso de razón. Año tras año disfruto y sufro alguna vez con el equipo, sus triunfos y derrotas, pero siempre tengo presente ese sentimiento que no entiende de razones y que te lleva a justificar casi todo por tus colores. Es un hecho que el Athletic es una entidad singular con una filosofía única, difícil, señorial y ancestral que tiene que sobrevivir y sobresalir en una era de fútbol moderno, sin fronteras, donde tu única arma es la de crear un modelo en el que las jóvenes generaciones son tu presente, y sobre todo, tu futuro para seguir alcanzando la excelencia, y los aficionados y socios son tus valedores.

Todo esto con enormes condicionantes competitivos como el de la pequeña población de la que el club se puede nutrir. Pero a pesar de las innumerables críticas a la cantera, de la exigencia hacia la misma, el mérito es extraordinario, y el que no lo vea así que mire la cantidad de grandes jugadores que salen del club, sí GRANDES JUGADORES, lo digo así para que piensen durante unos pocos segundos cuántos jugadores de fútbol hay en el mundo que pretenden ser profesionales y jugar en una liga como la LFP.

Ahora, pensemos en cuantos jugadores lo consiguen.

¿Cuántos son del Athletic?

Creo que llegan a la élite unos 500 y de ellos 25 son del Athletic, o sea el 5% de la élite la componen unos ‘aldeanos’.

Y ustedes se preguntarán qué hace un cocinero escribiendo sobre fútbol, pues es sencillo, cambien la palabra Athletic por gastronomía vasca, futbolistas por cocineras o cocineros, y socios y aficionados por comensales o ‘foodies’, y salvando absolutamente las distancias y entendiendo que es sólo un símil, que pretende comparar lo extraordinario del caso único del club con el de la gastronomía vasca, saquen sus propias conclusiones.

Y ahora no olviden, que ambos casos tienen una proyección internacional, un reconocimiento sobre algo que es único, pero que si no cuida de su cantera estará abocada a que los días de gloria sean nada más que historias que contar a las nietas.

On egin!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos