Prisión para el bilbaíno arrestado por participar en los disturbios del G20 en Hamburgo

Incidentes en Hamburgo durante la cumbre del G20 el pasado jueves.
Incidentes en Hamburgo durante la cumbre del G20 el pasado jueves.

Está acusado de lanzar botellas contra agentes policiales el pasado jueves cuando tuvieron lugar los primeros enfrentamientos de la cumbre

EFE

El joven bilbaíno de 31 años acusado de participar en los disturbios violentos registrados en Hamburgo (Alemania) durante la cumbre del G20, en los que resultaron heridos cerca de 500 policías ha sido enviado a prisión, junto con otro ciudadano venezolano.

Según ha informado la fiscal de Hamburgo Nana Frombach, el joven está acusado de haber lanzado botellas contra agentes policiales el pasado jueves, víspera de la cumbre, cuando tuvieron lugar los primeros enfrentamientos entre los manifestantes y la policía.

Por su parte, el venezolano, de 29 años, está acusado de haber formado parte de un grupo de encapuchados que el sábado lanzó botellas, piedras y material pirotécnico contra la policía, precisó.

Ambos forman parte del grupo de 51 personas enviadas ayer a prisión preventiva por el tribunal de un juzgado de Hamburgo, a petición de la Fiscalía.

En una comparecencia ante los medios, el jefe de la Policía de la ciudad portuaria, Ralf Martin Meyer, ha informado de la creación de una comisión especial formada por unos 170 investigadores para identificar a los extremistas violentos que protagonizaron los disturbios.

Hasta el momento, las fuerzas de seguridad han recibido más de 2.000 archivos de imagen -fotos y vídeos- relacionados con los desórdenes.

En su misiva, el ministro pide que se tramiten «con celeridad» las comisiones rogatorias que enviarán las autoridades alemanas y que se ejecuten igualmente las órdenes europeas de detención que tienen previsto dictar.

500 agentes heridos

Según la Fiscalía, la mayoría de los detenidos durante los disturbios, en los que resultaron heridos cerca de 500 agentes de policía, fueron hombres menores de 30 años.

Entre los detenidos había numerosos alemanes, pero también franceses, italianos, españoles (cinco), rusos, holandeses, suizos y austríacos, entre otras nacionalidades.

Los cargos que se imputan a los detenidos van desde perturbación del orden público, hasta intento de asesinato -en un caso-, pasando por lesiones personales, daños en propiedades ajenas y resistencia a la autoridad.

Fotos

Vídeos