Macron apuesta por Biarritz para acoger la próxima cumbre del G-7

El presidente francés, Emmanuel Macron. /AGENCIAS
El presidente francés, Emmanuel Macron. / AGENCIAS

Los líderes del G-7 han urgido a Rusia este sábado que deje «de intentar debilitar a las democracias», al tiempo que han apuntado que están preparados a agravar las sanciones contra Moscú en el caso de que sea necesario.

AGENCIAS

«Me gustaría acoger la cumbre del G-8 el próximo año en Biarritz». De esta forma, anunciaba el presidente galo, Emmanuel Macron, su intención de que la próxima reunión de los países más ricos del mundo, incluida Rusia todavía ausente de ella debido a su expulsión tras la anexión de Crimea, se celebre en la localidad del País Vasco francés.

Las palabras de Macron se producen después de la declaración conjunta de Estados Unidos, Canadá, Japón, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido. Antes, el presidente estadounidense, Donald Trump, sugiriese la vuelta de Rusia al grupo

Pese a ello, los líderes del G-7 han urgido a Rusia este sábado que deje «de intentar debilitar a las democracias», al tiempo que han apuntado que están preparados a agravar las sanciones contra Moscú en el caso de que sea necesario. «Urgimos a Rusia a que ponga fin a su comportamiento desestabilizador, que se basa en intentar debilitar a las democracias y a su apoyo al régimen sirio», han afirmado los participantes en la cumbre de dos días que ha tenido lugar en la localidad canadiense de La Malbaie, en Quebec.

Fabricación rusa

Los miembros del G-7 han condenado el ataque que tuvo lugar en la localidad británica de Salisbury contra un ex espía ruso con un agente nervioso de fabricación rusa, un incidente en el que se ha señalado directamente a los servicios secretos del Kremlin. Rusia, por su parte, ha negado cualquier tipo de implicación.

Los participantes en la cumbre se comprometieron el pasado viernes, sin nombrar directamente a Rusia, a compartir información de inteligencia entre ellos con el objetivo de evitar posibles injerencias externas durante sus procesos electorales. Moscú ha negado haber intervenido en las campañas electorales de algunos países europeos y de Estados Unidos.

A primera hora del sábado, Trump aseguró durante una rueda de prensa que la posible vuelta de Rusia al grupo había sido abordada durante las reuniones. Rusia fue miembro del G-8 hasta 2014, cuando fue expulsada a raíz de la anexión de la península de Crimea. «Creo que sería una ventaja tener a Rusia de vuelta. Creo que sería bueno para el mundo y bueno para Rusia. Creo que sería bueno para Estados Unidos y creo que sería bueno para todos los países que a día de hoy conforman el G-7», ha afirmado el mandatario estadounidense.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos