El Gobierno alemán cierra un portal de Internet de la izquierda radical

Linksunten ha sido durante años la vía para la reivindicación de atentados y un tablón de anuncios de protestas extremistas

JUAN CARLOS BARRENA

Antiimperialistas, anarquistas, enemigos de la gentrificación, militantes autónomos, activistas de género y muchos otros movimientos de la izquierda radical han perdido su foro en Alemania. Con la clausura del portal de internet Linksunten, literalmente ‘abajo a la izquierda’, el Ministerio del Interior decidió ayer prohibir un instrumento de comunicación «cuyo fin y actividades eran atentar contra el derecho penal». El ministerio se remitió al derecho de asociación alemán para acabar con las actividades de Linksunten en base a un artículo que supuso igualmente el fin de grupos salafistas como La Verdadera Religión o páginas neonazis en la red como Altermedia. Anteriormente la Oficina Federal para la Defensa de la Constitución (BfV), responsable del contraespionaje y la lucha antiterrorista, había logrado identificar a tres jóvenes de Friburgo como administradores del foro radical. Durante el registro de los domicilios de Marco L., Fiona P. y Stephan W. la Policía encontró a primeras horas del viernes no solo ordenadores y tecnología de internet, sino también machetes, porras y tiragomas profesionales.

El portal linksunten.indymedia, como rezaba su registro en internet, se hizo famoso en los últimos años por ser la vía de reivindicación de numerosos atentados de la izquierda radical y tablón de anuncios para la convocatoria de protestas violentas. Comunicados como «Esta noche sobre las cuatro de la madrugada mediante cierta cantidad de gasolina y dos detonadores temporales se ha paralizado la red del tren de cercanías de Berlín», eran tan frecuentes como el llamamiento al sabotaje de la infraestructura de los ferrocarriles germanos con motivo de la cumbre del G20 celebrada en Hamburgo a principios del pasado julio.

«Los extremistas llevan años usando esta plataforma para promover el odio contra quienes disienten de sus opiniones y también contra representantes del Estado», dijo el ministro del Interior, Thomas de Maizière, quien subrayó que a través del portal «llamaron a ataques contra personas y objetos y difundieron instrucciones para fabricar explosivos».

Fotos

Vídeos