Bruselas alimenta la idea de que Reino Unido dé marcha atrás al 'Brexit'

Bruselas alimenta la idea de que Reino Unido dé marcha atrás al 'Brexit'

«Nuestros corazones siguen abiertos para los británicos», asegura el presidente del Consejo, Donald Tusk

ADOLFO LORENTE

¿Y si al final resulta que no hay 'Brexit'? La bola de nieve sobre una posible marcha atrás de Reino Unido para abandonar la UE crece y crece sin saber nadie muy bien cómo acabará. Todo dependerá única y exclusivamente de los británicos, pero hoy, desde el Parlamento Europeo, los dos grandes líderes comunitarios han abonado esta idea. «Nosotros, en el continente, no hemos cambiado de parecer. Nuestros corazones siguen abiertos para vosotros (los británicos)», ha recalcado el presidente del Consejo, Donald Tusk. "Nuestra puerta permanece abierta y espero que esto se escuche claramente en Londres", ha apostillado por su parte Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión.

Este nuevo guiño de la UE a un más que confundido Reino Unido se ha producido en la sesión plenaria de la Eurocámara celebrada en Estrasburgo durante un debate al más alto nivel sobre los resultados de la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno celebrada a mediados de diciembre. Entonces, los 27 dieron su plácet a iniciar las negociaciones sobre el futuro acuerdo comercial entre ambos bloques cuando se consume el 'Brexit' de forma oficial a medianoche del 29 de marzo de 2019. Pero hasta entonces, puede pasar absolutamente de todo, como ayer avanzó este periódico en un artículo titulado, precisamente, '¿Y si al final no hay 'Brexit'?'

Que Tusk siempre ha sido el líder que más ha empujado en favor del 'exit' del 'Brexit' no es ni mucho menos. Ya a mediados del año pasado confesó que «soñaba» con ello. Pero aunque la realidad siempre es tozuda, no significa que a veces también sea sorprendente. Algo se está moviendo, sobre todo después de que el líder eurófobo Nigel Farage coquetease la semana pasada con la posibilidad de que hubiese una segundo referéndum, que en teoría sería la gran baza de aquellos que empujan por revertir la situación. Entre ellos, el ex primer ministro Tony Blair.

Y el presidente del Consejo, sabedor de que la confusión es enorme, no ha dudado en aprovechar su intervención para seguir contribuyendo a ella. Eso sí, lo ha hecho recordando que todo depende de lo que digan los británicos y que si al final hay 'Brexit', llegará con todas sus «consecuencias negativas». «¿No fue el ministro David Davis (negociador jefe británico) quien dijo que si una democracia no puede cambiar de opinión, deja de ser una democracia?», ha ironizado Donald Tusk.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos