Último adiós a Barbara Bush

Último adiós a Barbara Bush

Expresidentes, familiares y amigos se reunieron para dar un último adiós la ex primera dama, la matriarca de una de las más prominentes dinastías políticas de Estados Unidos, en una ceremonia fúnebre en Texas.

AGENCIAS

Expresidentes, familiares y amigos se reunieron el sábado para dar un último adiós a Barbara Bush, la matriarca de una de las más prominentes dinastías políticas de Estados Unidos, en una ceremonia fúnebre en Texas.

Bush -esposa del 41º presidente estadounidense y madre del 43º- murió el martes en su hogar de Texas a los 92 años, rodeada de su familia. A la ceremonia, en la que acudieron solamente por invitación en la iglesia episcopal de St Martin en Houston, estuvieron cuatro exmandatarios: George H.W. Bush --esposo de Barbara de 73 años--, el hijo de ambos George W. Bush, Bill Clinton y Barack Obama, así como otros altos funcionarios.

La primera dama Melania Trump estuvo presente, pero no su esposo el presidente Donald Trump, quien permaneció en Washington «para evitar interrupciones debido a un incremento de la seguridad», según la Casa Blanca. «Mis pensamientos y plegarias van hacia toda la familia Bush», escribió en Twitter, señalando que seguiría la ceremonia fúnebre por televisión.

«Fue un honor viajar a Houston para presentar mis condolencias por Barbara Bush» concordó la primera dama en su declaración. «Barbara Bush colmó nuestras vidas con risas y alegría», recordó su hijo Jeb, exgobernador de Florida y excandidato presidencial. Conocida por su característico collar de perlas falsas -que Jeb mencionó en su intervención- y sus filosos comentarios sobre la vida en Washington, Barbara fue en muchos sentidos más popular que su famoso marido e hijos.

«Era inteligente, fuerte, divertida y luchadora», dijo Susan Baker, esposa del secretario de Estado y jefe de staff de George H. W. Bush, James Baker.

Barbara Pierce nació en 1925 en el estado de Nueva York y a los 16 años conoció a George H. W. Bush, con quien se casó tres años más tarde y de quien decía que había sido el primer hombre que le besó.

Inscrita en el imaginario colectivo estadounidense gracias a sus ademanes dulces, sus cabellos blancos, su collar de perlas y un estilo formal, era apreciada en todos los ámbitos políticos. Le sobreviven su marido, cinco hijos, 17 nietos y siete bisnietos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos