Trump alarga el presupuesto federal dos semanas para que negocie el Congreso

Donald Trump./Saul Loeb (Afp)
Donald Trump. / Saul Loeb (Afp)

Pretende evitar un cierre parcial del Gobierno y ampliar el margen de negociación entre republicanos y demócratas para un acuerdo sobre el año fiscal 2018

EFEWashington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha rubricado este viernes la extensión del presupuesto federal por dos semanas aprobada ayer por el Congreso, con el objetivo de evitar un cierre parcial del Gobierno y ampliar el margen de negociación entre republicanos y demócratas para un acuerdo sobre el año fiscal 2018.

Según indicó la Casa Blanca en un comunicado, Trump firmó el proyecto de ley después de que la Cámara de Representantes y el Senado votaran sobre la medida "in extremis", ya que de otra forma los fondos se hubieran agotado esta medianoche.

Los líderes de ambas cámaras, tanto demócratas como republicanos, se reunieron este jueves con el mandatario en la Casa Blanca para continuar las negociaciones sobre el plan presupuestario, en las que aún no son capaces de encontrar un mecanismo que satisfaga las demandas de ambos.

La ley temporal de presupuesto financia así durante dos semanas más las agencias gubernamentales, y también pone dinero a disposición de varios estados que se están quedando sin fondos para el programa de seguro de salud para niños, que brinda acceso sanitario a más de ocho millones de menores.

La Casa Blanca y los legisladores confían en que este margen de tiempo sirva para negociar varios asuntos de la agenda política, incluyendo el presupuesto, temas migratorios y ayuda para desastres.

El principal escollo se encuentra en la demanda demócrata de aprobar dichos presupuestos con una ley, conocida como Dream Act, que además regularice la situación de los jóvenes indocumentados que llegaron siendo niños al país, y que evitaron la deportación por el programa DACA, impulsado por el expresidente Barack Obama.

Después de que Trump decidiera poner fin a esta acción ejecutiva el pasado septiembre, dio de plazo hasta marzo al Congreso para buscar una solución legislativa, algo sobre lo que no se han logrado avances desde un Capitolio controlado por los republicanos.

Así, los demócratas exigen que se cumpla esta premisa si los conservadores quieren contar con su apoyo para lograr la financiación, imprescindible dada la escasa ventaja republicana en el Senado, donde tienen 52 asientos, por los 60 votos necesarios para avanzar en esta materia.

En un comunicado posterior a la reunión, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, indicó que los líderes republicanos dejaron claro que las negociaciones sobre inmigración "deben manejarse separadamente y por un camino separado".

Sin embargo, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, fue muy clara y reiteró que su bancada no está dispuesta a abandonar a los jóvenes indocumentados, a los que se conoce como "soñadores".

"No nos vamos de aquí sin una solución para DACA", dijo la congresista por California ante la prensa, al referirse al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

"La razón: porque la propuesta republicana no hace nada sobre la crisis de opiáceos, nada sobre la financiación de los veteranos, nada sobre DACA, ni sobre financiación para emergencia por desastres naturales", agregó la legisladora sobre la decisión de su bancada.

Pero Trump no está dispuesto a ceder en esta materia salvo que el paquete de medidas incluya alguna de sus exigencias sobre seguridad fronteriza, en velada alusión a la financiación del polémico muro con México.

En este sentido, el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, advirtió esta semana de que Trump y los republicanos deberán estar abiertos a negociaciones reales para llegar a un acuerdo presupuestario a largo plazo, y agregó que el Partido Republicano pagará políticamente si hay un cierre gubernamental.

"Desafortunadamente, el progreso aquí en el Congreso está en marcado contraste con la retórica proveniente de la Casa Blanca. (...) Si ocurre un cierre, como el presidente parecía estar alentando en un tuit a principios de este año, recaerá sobre sus hombros. Su partido controla el Senado, la Cámara de Representantes y la presidencia", concluyó el senador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos