Las seis claves de la aplicación del veto migratorio de Donald Trump

Trump habla con Rick Perry/AFP
Trump habla con Rick Perry / AFP

Los abuelos son los más perjudicados a la hora de poder acceder al país norteamericano

AGENCIAS

La orden del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de prohibir la entrada al país de todos los refugiados y los ciudadanos de seis países de mayoría musulmana ha comenzado a aplicarse desde este viernes de forma parcial. Dicha aplicación ha sido posible gracias al Tribunal Supremo, que el pasado lunes permitió la entrada en vigor de partes del veto, destinado a prohibir durante 120 días el ingreso de refugiados y, durante 90 días, la entrada de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana (Irán, Somalia, Sudán, Siria, el Yemen y Libia).

El Tribunal Supremo determinó que Trump puede impedir que entre en EE UU cualquier individuo sin "un vínculo fiable" (bona fide) con familiares y entidades del país, aunque dejó en manos del Gobierno definir qué significa eso exactamente y qué personas pueden ingresar en territorio estadounidense. El juez de distrito de EE UU en Honolulu, Derrick Watson, ha advertido al Departamento de Justicia que tiene hasta el 3 de julio para responder a la solicitud presentada por el estado para aclarar el citado fallo del Tribunal Supremo.

Incluso el fiscal general del estado de Hawái, Doug Chin, ha pedido al magistrado -el mismo que bloqueó el veto migratorio de Trump en marzo- que emitiera una orden "lo antes posible" para saber cómo interpretarse tal fallo. Y Watson, por su parte, ha ordenado a Justicia que responda a la petición de Hawái antes del próximo lunes, extendiendo hasta el 6 de julio la fecha para que el estado presente su respuesta.

Así, estas son las seis claves sobre las nuevas normas del Gobierno:

La nuera, sí; la abuela, no

Quienes quieran ingresar deben demostrar que tienen "familiares cercanos" en EE UU. Esa categoría incluye a los padres, cónyuges, hijos, yernos, nueras, hermanos, padrastros o hermanastros y excluye a los abuelos, nietos, tíos, sobrinos, primos, cuñados o personas prometidas en matrimonio. Otros familiares podrán acceder a visados, pero esos permisos estarán sujetos a límites numéricos y darán prioridad, por ejemplo, a un adulto no casado cuyos padres son estadounidenses y a los cónyuges y niños (menores de 21 años) relacionados con un extranjero con residencia permanente en Estados Unidos.

Una relación «formal» con empresas y universidades

Podrán entrar a Estados Unidos aquellos que hayan establecido una relación "formal" y "documentada" con empresas u organismos educativos antes de la entrada en vigor del veto. Esa medida trata de evitar la entrada de quienes traten de establecer una relación con una compañía o con una entidad educativa con el único propósito de sortear los nuevos requisitos.

Excepción para niños y enfermos graves

Los niños o individuos que necesiten atención médica "de manera urgente" podrán obtener un visado para viajar a Estados Unidos de manera excepcional. También podrán entrar a Estados Unidos aquellos que tengan residencia en Canadá y estén pidiendo un visado para viajar hacia ese país, así como los individuos que viajen a territorio estadounidense para hacer negocios en nombre de una organización internacional o, directamente, con el Gobierno de Estados Unidos.

No se derogan visados

Quienes han obtenido visados para viajar a EE UU podrán entrar en el país sin ningún problema porque el Gobierno de Trump no derogará ningún permiso de entrada, como hizo el pasado 27 de enero, cuando entró en vigor la primera versión del veto migratorio y se desató el caos en aeropuertos de todo el mundo.

Afecta a los agraciados por la lotería de los visados

Las nuevas reglas afectarán a los nacionales de los seis países musulmanes que hayan ganado alguna de las 50.000 'tarjetas verdes' que anualmente sortea el Gobierno de Estados Unidos para otorgar la residencia permanente a los ciudadanos de algunos países. Los beneficiarios deberán demostrar que tienen "un vínculo fiable" con el Gobierno para poder beneficiarse de la lotería.

Refugiados «en tránsito» hasta el 6 de julio

Los refugiados que tenían previsto viajar a través de EE UU para llegar a su país de destino podrán hacerlo de manera excepcional si su viaje está planificado para antes del 6 de julio. Los más afectados por la aplicación parcial del veto van a ser los refugiados, que por definición están huyendo de sus países de origen y, en teoría, no tienen por qué tener ninguna relación con Estados Unidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos