El tirador de Las Vegas que mató a 59 personas tenía en su casa un enorme arsenal de armas

Un grupo de jóvenes huye durante el ataque. / AFP

Paddock, un jubilado de 64 años, dejó además 527 heridos después de disparar a los asistentes de un festival de música country desde el piso 32 de un hotel

GABRIEL CUESTA

Este lunes Estados Unidos vivió en Las Vegas la mayor matanza por arma de fuego de su historia protagonizada por un hombre blanco jubilado de 64 años sin antecedentes penales. El presunto autor, Stephen Paddock, dejó a sus espaldas 59 muertos y 527 heridos con un rifle automático fijado en un trípode antes de suicidarse en una habitación del piso 32 del hotel Mandalay Bay, desde donde disparó a sus víctimas durante la celebración del concierto de Jason Aldean, en el marco de un festival de música country al que acudieron 22.000 personas.

En la habitación del hotel las fuerzas de seguridad encontraron al menos 16 armas largas. También en su casa de Mesquite -en el estado de Nevada- fueron halladas unas 42 armas de fuego adicionales, algunos explosivos y varios miles de cartuchos de munición. En el coche de Paddock, un contable ya jubilado, las autoridades también encontraron nitrato de amonio, sustancia con la que se puede fabricar explosivos, según precisó Lombardo.

Paddock habría disparado desesperadamente a la policía a través de la puerta de la habitación del hotel antes de quitarse la vida, según el sheriff de Las Vegas, Joseph Lombardo. El jubilado de 64 años abrió fuego contra un guardia de seguridad y contra un equipo de la unidad de elite SWAT, formado por seis agentes que fueron revisando el hotel piso a piso.

Información relacionada

Aunque el Estado Islámico ha reivindicado el ataque, el FBI considera que no hay conexión islamista. El móvil de Paddock aún se desconoce. Lombardo, ha calificado los hechos como obra de un «lobo solitario» y un «psicópata». La policía no tiene datos sobre la implicación de su pareja, Marilou Danley, que ahora se encuentra «aparentemente en Tokio», y con la que vivía en una urbanización para mayores de 55 años a 130 kilómetros de Las Vegas. El padre de Paddock estuvo en la lista de los más buscados por robo a bancos en los años 60.

Se trata de la mayor matanza por arma de fuego de la historia de Estados Unidos. La de Orlando, en la discoteca Pulse, acabó con 49 fallecidos y 53 heridos. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha enviado sus condolencias a las familias de las víctimas. Este miércoles viajará a Las Vegas tras calificar como «acto de pura maldad» el ataque.

Fotos

Vídeos