Hallan el cadáver de una embarazada en un río de Fargo (Estados Unidos) y al bebé, vivo, en casa de los vecinos

Savanna Lafontaine-Greywind, la joven de 22 años asesinada. /
Savanna Lafontaine-Greywind, la joven de 22 años asesinada.

La chica, de 22 años, estuvo desaparecida ocho días. La Policía ha detenido a dos sospechosos

ELCORREO.COMWashington

19 de agosto. Savanna Lafontaine-Greywind es una joven de 22 años, que está embarazada de ocho meses y vive con sus padres en Fargo, localidad de Dakota del Norte. Se despide de su madre y le dice que sube a casa de unos vecinos del mismo edificio -dos pisos más arriba- para ayudarles con un «proyecto de costura». Nunca más se volverían a ver.

24 de agosto. Las autoridades encuentran a un bebé en el apartamento de sus vecinos: era la hija de Savanna. Brooke Lynn Crews (38) y William Henry Hoehn (32), que aseguraron inicialmente a los policías que la joven se fue tras ayudar con la costura, fueron detenidos y el bebé entregado a los servicios sociales.

27 de agosto: El cuerpo sin vida de la joven aparece envuelto en plásticos y colgado de un tronco. Unos piragüistas divisaron su cuerpo a orillas del río Red en el colindante Estado de Minnesota, a pocos kilómetros de Fargo.

Estos son los datos que se conocen de este truculento suceso, del que apenas hay detalles. La Policía mueve cielo y tierra en busca de pistas que puedan ayudar a descifrar cómo fueron las últimas horas de Savanna. Según The Washington Post, la hipótesis que manejan de momento es una abducción fetal: forzar a la embarazada a dar a luz o extraer a la fuerza el feto de la madre. Brooke Lynn y William Henry, que ha quedado demostrado que fueron los últimos en ver a Savanna con vida, han sido arrestados por delitos de conspiración para matar, para secuestrar e información falsa.

«Me lo han robado todo»

Savanna subió al apartamento de Crews y Hoehn tras recibir una oferta: le pagarían 20 dólares por posar para un vestido que estaba cosiendo Crews. A las 13.30 horas, antes de subir donde sus vecinos, la joven pidió una pizza para comer. No cogió la cartera. Para su madre, Norberta, estos gestos indicaban que iba a volver a casa relativamente rápido. Al ver que no regresaba, Norberta subió las escaleras y tocó la puerta del apartamento de Crews y Hoehn. Le dijeron que su hija se había marchado.

«Supe de inmediato que algo estaba mal porque su coche seguía aparcado delante de la casa. Estaba embarazada de ocho meses y tenía los pies hinchados, no se iría a pasear. Había una pizza en casa que todavía no se había comido», explicó Norberta al diario local Duluth News Tribune. A las 16:30 denunció la desaparición a la policía.

Más de 30 agentes y unidades caninas rastrearon el municipio y el apartamento de Crews y Hoehn. Hasta la cuarta vez que registraron la casa, no vieron a un bebé recién nacido. Era una niña, la hija de Savanna, según confirmaron los propios sospechosos una vez detenidos. El jefe de la policía, David Todd, explicó que la niña podría no haber estado en la residencia durante los tres primeros registros.

Ashton Matheny, el novio de Savanna, está roto de dolor: «lo único que quería era una vida con Savanna y mi bebé. Me lo han robado todo». El próximo mes planeaban irse a vivir juntos. El joven se ha sometido a unas pruebas de ADN para confirmar que la recién nacida es su hija, según informó al canal local WDAY. «Savanna fue una víctima de un acto cruel y depravado», afirmó Todd.

Fotos

Vídeos