El francotirador de Las Vegas: supuesto millonario, aficionado al juego e hijo de un ladrón de bancos

Stephen Paddock.

El autor del tiroteo más mortífero de Estados Unidos era un hombre blanco de 64 años

REUTERSNUEVA YORK

El responsable de la matanza de Las Vegas, Stephen Paddock, tenía por delante un futuro tranquilo en una casa de campo recién comprada en el campo de Nevada a una hora de camino de su amada Las Vegas. Quienes le conocían aseguran que no había ningún indicio de que este hombre de 64 años pudiera hacer algo como lo que hizo en la noche del domingo desde el piso 32 de uno de los casinos que frecuentaba, el Mandalay Bay.

Abrió fuego contra los asistentes a un festival de música country y mató a 59 personas e hirió a más de 500 en lo que se ha convertido ya en el peor ataque con armas de fuego de la historia moderna de Estados Unidos.

«Era rico y le gustaba jugar al vídeopóquer y irse de crucero», ha declarado este lunes visiblemente confundido su hermano, Eric Paddock, en declaraciones a la prensa desde Orlando, en Florida, donde reside. «Nunca había sacado su arma. No tiene ningún sentido», ha añadido, aunque ha reconocido que sabía que su hermano tenía varias pistolas y quizás un fusil, aunque no sabía de ningún arma automática.

Eric Paddock, el hermano del francotirador, visiblemente confundido tras la masacre.

Eric Paddock asegura que su hermano era un hombre tranquilo que se mudó a las montañas rojizas de Nevada en parte porque allí el juego es legal y porque no le gustaba nada la humedad del centro de Florida. La última vez que hablaron fue a primeros de septiembre, cuando intercambiaron mensajes de texto para comentar los apagones causados por el paso del huracán 'Irma', donde aún vive la madre de ambos. «No tenía nada que ver con ninguna organización política ni religiosa» hasta donde él sabía, ha explicado.

Hijo de un atracador de bancos

El padre de ambos es Patrick Benjamin Paddock, un ladrón de bancos que estuvo en la lista de los más buscados del FBI. Paddock aterrizó en esa lista después de escapar de una prisión federal de Texas en 1960, donde cumplía condena tras ser sentenciado a 20 años de prisión por robar un banco, según publicaron entonces medios locales. «No lo conocía, no lo conocíamos -ha afirmado Eric Paddock en referencia a su padre-. Nunca estuvo con mi madre, yo nací mientras huía y esa es la última vez que estuvo en contacto con nuestra familia».

Sin embargo, su ahora famoso hijo no tenía antecedentes aparte de un incidente de tráfico, ha informado la Policía de Las Vegas. Stephen Paddock había realizado transacciones por decenas de miles de dólares en las últimas semanas, aunque no se sabe si eran ganancias o pérdidas, informa la cadena NBC citando fuentes policiales. Los registros revelan una vida itinerante en el Oeste y en Florida, varios años en California y varios años en otra región de Nevada. Tenía licencia de caza para Texas, donde también residió un tiempo. Tenía licencia de piloto y al menos un avión monomotor registrado a su nombre.

Fue a principios de 2015 cuando adquirió una modesta casa de dos pisos en una promoción para jubilados en Mesquite, un pueblo del desierto popular entre golfistas y jugadores situado cerca de la frontera entre Nevada y Arizona.

«Es una casa bonita y limpia. Nada fuera de lo común», ha relatado un portavoz de la Policía de Mesquite, Quinn Averett, en declaraciones a la prensa. En el lugar se ha hallado un arsenal de armas y munición, aunque no había nada más destacable.

El jueves pasado Paddock reservó una habitación del piso 32 del Mandalay Bay y allí, armado con al menos diez fusiles, comenzó a disparar.

Fotos

Vídeos