La UE cruza los dedos a la espera del tuit de Trump

Donald Trump./
Donald Trump.

La comisaria Malmstrom traslada a los países que es posible una exención temporal de los aranceles al acero y el aluminio

ADOLFO LORENTE. CORRESPONSAL BRUSELAS

Es posible. De hecho, todo apunta a que será así, pero depende de una cosa y esta cosa, no es un hecho menor. Atentos a Twitter, porque en las próximas horas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciará si acepta salvar a la Unión Europea de sus represalias comerciales, que prevén aranceles el 25% para el acero y del 10% para el aluminio. Según explican fuentes diplomáticas, así se lo ha trasladado esta mañana la comisaria de Comercio, Cecilia Malmstrom, a los embajadores de los 28 Estados miembros ante la UE. «Todo depende de él», ha zanjado cubriéndose las espaldas. A su juicio, es prematuro dar nada por sentado. ¿Qué ha ofrecido Bruselas para poder salir 'viva' de este embrollo? Supuestamente nada, o eso aseguran desde la Comisión.

Malmstrom acaba de aterrizar de un viaje relámpago a Washington para evitar lo que hace apenas unos días parecía inevitable. Si al final se logra evitar esta escalada comercial, ya avanzada por EL CORREO en su edición de hoy, la UE dejaría en suspenso las contramedidas anunciadas hace una semana y que prevén establecer aranceles a 349 productos estadounidenses por un valor total de 6.400 millones en el peor de los escenarios. Si al final Trump recula, la UE no sólo lo hará, sino que respirará aliviada porque se evitaría una guerra comercial en ciernes que nadie sabe muy bien ni cómo, ni cuándo terminaría. Lo que es seguro es que sería de todo menos buena.

El tuit del inquilino de la Casa Blanca se conocerá en plena cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en Bruselas hoy y mañana. Comienza esta tarde a las 15 horas y dada la diferencia horaria con Washington, es muy posible que conozcan la decisión durante la cena. La incertidumbre es tal que el último borrador de conclusiones, al que ha tenido acceso este periódico, deja en blanco el capítulo referido a esta polémica. Pero incluso en el caso en que Trump decida no recular, la UE está decidida a mantener la cabeza fría y reaccionar con «inteligencia pero con firmeza», como el presidente del Consejo, Donald Tusk, sugiere en su carta de invitación a la cumbre y corroboran diferentes fuentes diplomáticas. «Las relaciones trasatlánticas hay que preservarlas sí o sí», concluyen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos