Un desaparecido enturbia la campaña electoral argentina

Santiago Maldonado, a quien no se ha vuelto a ver desde la protesta mapuche de hace una semana. / E. C.

Un indigenista de 27 años permanece en paradero desconocido tras ser introducido en un vehículo policial según algunos testigos

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Un escándalo por la desaparición de un joven activista que apoyaba las reinvindicaciones de una comunidad indígena de Argentina amenaza con estallar justo cuando faltan seis días para las primarias de las legislativas en todo el país, la primera prueba electoral del Gobierno de Mauricio Macri.

Santiago Maldonado, de 27 años, fue visto por última vez el pasado martes en una protesta que se realizaba en la comunidad mapuche Cushamen, en la provincia de Chubut. La Gendarmería (policía de frontera) desalojó el corte de una carretera y reprimió la manifestación de los pueblos originarios que exigían la liberación de un dirigente mapuche preso, Facundo Jones Huala.

Según testigos que participaron en la protesta, Maldonado -que no pertenece a esta etnia- corrió para protegerse de las fuerzas policiales y luego fue visto por diversos testigos cuando era golpeado por varios gendarmes y llevado en un vehículo de ese cuerpo. Desde entonces, no se conoce su paradero.

«El Gobierno debe informar de dónde está Santiago, que debe aparecer con vida» Cristina Fernández

La familia de Maldonado denunció que el juez no intervino hasta tres días después de la desaparición, cuando se presentó un habeas corpus. «Santiago no se perdió ni se esfumó por arte de magia», dijo su hermano. «No se trata de una persona extraviada. Se trata de una desaparición forzada», remarcó, con todo lo que implica esa calificación en Argentina, donde los organismos de derechos humanos aseguran que hubo 30.000 desaparecidos durante la última dictadura (1976-83).

El Gobierno de Macri hizo ayer su primera declaración al respecto. El secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, manifestó que el Ejecutivo seguía el tema «con preocupación» y que el Ministerio de Seguridad -del que depende la Gendarmería- estaba «habilitando todos los sistemas de búsqueda para hallar» al muchacho. En cambio, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, intentó desvincular a esa fuerza policial de la desaparición y aseguró que el Gobierno «no tiene indicios de que (Maldonado) haya estado en el lugar». Así y todo, el juez ordenó pericias a los vehículos de la fuerza que intervinieron.

Acusación a los mapuches

La ministra justificó su silencio de varios días alegando que esperaba la indicación del juez. Acusó a la comunidad mapuche de impedir el acceso a sus territorios en busca del joven y declaró por fin que «la desaparición de una persona es inadmisible para todos».

La de Maldonado se produce en vísperas de las elecciones del domingo 13. La expresidenta Cristina Fernández, que se presenta como candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires y es favorita, se comunicó con la familia del joven y se manifestó luego en las redes sociales: «El Gobierno tiene la obligación de informar -a través de su ministerio de Seguridad- dónde está Santiago», y remarcó que el muchacho «debe aparecer con vida».

Fotos

Vídeos