El Correo Digital
Sábado, 19 abril 2014
sol
Hoy 10 / 23 || Mañana 7 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

la opinión del experto

Otra forma de emprender

Debemos adoptar otra visión del proceso de emprender, mucho más ágil, rápida, y sobre todo, progresiva. Requiere pensar antes de actuar y sobre todo, grandes dosis de humildad

30.10.12 - 20:01 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Nos han enseñado a admirar la figura del valiente emprendedor que, arriesgándolo todo, crea un producto visionario y logra revolucionar el mercado. Típicamente se trata de una imagen importada de los Estados Unidos, donde parece que los emprendedores crecen debajo de las setas, hay inversores en cada esquina y donde todo es posible.
Lo que no nos suelen decir es que realmente los emprendedores que se lo juegan todo a una carta y triunfan son un caso rarísimo en un océano de startups que fracasan en su primera aventura. ¿Los culpables? Los sospechosos habituales: desconocimiento del cliente, problemas en la tecnología, productos que no solucionan problemas reales… etc.
Sin duda es una tragedia, pero es una tragedia previsible… por lo que tiene delito que todavía sigamos obnubilados por ese mito del emprendedor visionario. La realidad es mucho menos glamurosa: el emprendedor lanza su primera aventura, fracasa (y si hay suerte aún le quedan fondos después), y a la segunda o tercera intentona consigue triunfar... y automáticamente todo el mundo olvida las primeras intentonas fallidas y lo eleva a la categoría de mito.
Yo creo que deberíamos adoptar otra visión del proceso de emprender, mucho más ágil, rápida, y sobre todo, progresiva. El problema es que no la seguimos habitualmente porque requiere pensar antes de actuar y sobre todo, grandes dosis de humildad:
1. Asume que tu Plan A no va a funcionar: Lo más habitual es que tu primera aventura fracase, así que ¿por qué quemar las naves y usar todos tus exiguos fondos en el Plan A? Mejor deja una parte para el Plan B (o incluso para el Plan C), ya que tendrás que ajustar mucho tu empresa. Como se suele decir: “Fracasa rápido, fracasa pronto, pero sobre todo, fracasa barato”
2. Aprende del cliente: Aunque no sean capaces de expresarlo claramente, los clientes saben perfectamente qué necesitan. Esfuérzate desde el primer día en estar en contacto con el cliente, en comprender de verdad sus problemas y sobre todo, en meterlo en tu ciclo de creación de producto.
3. Diseña un buen modelo de negocio: Lo que te va a hacer tener éxito no es sólo tu producto, sino todo el modelo de negocio que lo arropa. Tan importante son sus funcionalidades como el optar por una estrategia de ingresos correcta, utilizar una forma de llevarlo al mercado innovadora o ponerle el precio apropiado.
4. Huye la perfección: Tu producto es tu retoño, y todos queremos que sea perfecto… pero ¿lo es para ti o para tu cliente?. Mejor enséñalo pronto, aunque no esté acabado, y trabaja con el cliente para construir lo que él necesita.
Emprender es una actividad de riesgo, no apta para corazones sensibles, y que lleva aparejadas noches sin dormir, nervios, hambre y sobre todo, incertidumbre… pero también es algo maravilloso que te permite hacer realidad tus sueños y quizás (y sólo quizás) poder vivir algún día de ellos. No es para todo el mundo, pero si estás emprendiendo sabrás de lo que hablo.
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.