La UE invierte en hallar compuestos farmacéuticos en fondos marinos

El proyecto PharmaSea cuenta con casi diez millones de euros de presupuesto

ANTONIO VILLARREAL
El proyecto accederá a fondos profundos para tratar de hallar nuevos compuestos farmacológicos. Innova+/
El proyecto accederá a fondos profundos para tratar de hallar nuevos compuestos farmacológicos. Innova+

La UE ha financia un proyecto de 9,5 millones de euros para recoger y estudiar microorganismos marinos extraídos de las partes más profundas del océano, algunas de ellas aún inexploradas. El proyecto, dirigido por Camilla Esguerra de la universidad de Lovaina y Peter de Witte, del también belga Laboratorio de Biodescubrimiento Molecular, intentará extraer y analizar más de 18.000 extractos crudos y compuestos moleculares que puedan conducir a nuevas terapias contra la epilepsia y otros trastornos.

El proyecto, bautizado PharmaSea, comenzó en octubre de 2012 y reúne a 24 socios de 13 países europeos. La iniciativa comprende, no sólo recoger muestras de lodo y sedimentos de fosas oceánicas extremas, sino también el desarrollo de bases de datos de estas moléculas, extractos y bacterias marinas aisladas a partir de las muestras, además del cribado biológico de las mismas para identificar compuestos químicos con propiedades terapéuticas en tres áreas: inflamación, infecciones y trastornos del sistema nervioso central.

PharmaSea no sólo va a explorar nuevos territorios en el fondo de los océanos, sino también nuevas áreas en el espacio químico, apunta Esguerra. Los investigadores accederán a aguas cuyas muestras nunca han sido estudiadas, de hasta 9 kilómetros de profundidad. Asimismo, se utilizarán tecnologías de socios como Deeptek empresa escocesa especializada en recuperar naufragios. El proyecto PharmaSea buscará también compuestos en entornos como chimeneas termales y cementerios abisales de ballenas.

Una vez extraídas las muestras, lo primero que harán los investigadores de Lovaina es determinar la huella digital del comportamiento neuroactivo. De acuerdo con el investigador Alex Crawford, observaremos lo que una larva de pez cebra hace en presencia de los extractos marinos, para determinar si el extracto se asocia con una respuesta motora, es decir, si es capaz de estimular neurológicamente a la larva. Este es el primer paso antes de identificar la molécula activa en el extracto.

Posteriormente, son los científicos de las universidades de Aberdeen y Cork, participantes en el proyecto, los que se encargarán de la separación de estos extractos neuroactivos, que esperan puedan llegar a convertirse en fármacos inhibidores de las convulsiones. De acuerdo con Esguerra, en este momento, más del 30% de los pacientes con epilepsia no responden a los fármacos antiepilépticos disponibles en la actualidad. Por lo tanto, esto lleva a una alta mortalidad o un deterioro cognitivo y motriz. En los últimos años, nuestro laboratorio ha establecido un número de diferentes modelos basados en el pez cebra. Estamos muy esperanzados de encontrar una serie de emocionantes pistas para nuevos medicamentos".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos