El Correo Digital
Martes, 29 julio 2014
nuboso
Hoy 16 / 21 || Mañana 15 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

ENTREVISTA

«Nuestra sociedad se dividirá en dos: cíborgs y humanos»

Kevin Warwick es experto en inteligencia artificial, robótica e ingeniería biomédica. Sostiene que las personas y la tecnología convergerán pronto en un único ser, el cíborg

19.11.12 - 11:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Nuestra sociedad se dividirá en dos: cíborgs y humanos»
Warwick ve un futuro de tecnología integrada en el cuerpo. K.W.
Las investigaciones de Kevin Warwick tienen fuertes connotaciones éticas y, aunque sus declaraciones son escandalosas, están respaldadas por artículos científicos. Warwick, experto en inteligencia artificial, robótica e ingeniería biomédica, ha visitado Barcelona para dar una conferencia en CosmoCaixa.
Cuando se habla de máquinas inteligentes y cíborgs, no es raro pensar en un escenario apocalíptico del estilo de la película Terminator. ¿Cree que ese futuro es posible?
Sin duda. Si se trata de máquinas inteligentes actuando al margen de los humanos, yo no veo otra opción que un escenario catastrófico. Es solo cuestión de tiempo. Pero si hablamos de cíborgs ya es otra historia.
Usted diferencia entre máquinas inteligentes y cíborgs. ¿Son dos maneras distintas de plantearse la relación humana con la inteligencia artificial?
Sí, no tienen nada que ver. Yo, en lugar de una lucha de humanos contra máquinas inteligentes, prefiero un futuro donde hayamos incorporado la tecnología a nuestro cuerpo y nos hayamos convertido en cíborgs con grandes capacidades intelectuales.
Pero ya existen máquinas inteligentes en nuestra sociedad.
Muchísimas: en el ejército, en los coches... En Londres, por ejemplo, los trabajadores del sector financiero se pasan el día sentados delante de cinco o seis pantallas de ordenador y, en este caso, no es la máquina la que sirve a la persona, sino al revés. Casi todas las transacciones económicas londinenses las deciden y las llevan a cabo estas máquinas.
¿Los ordenadores con inteligencia artificial pueden llegar a tener emociones y ser conscientes de sí mismos?
Depende de cómo definas una emoción. Las máquinas no pueden sentir lo mismo que los humanos porque no tienen nuestros sentidos, ni una familia, ni amigos, pero, si se consideran las emociones como una respuesta a un estímulo... sí, pueden tenerlas. Y respecto a la conciencia, si una máquina tuviera como cerebro un conjunto de neuronas humanas, ¿por qué no?
A día de hoy usted está desarrollando precisamente eso, la combinación de un cuerpo tecnológico con un cerebro humano.
De momento trabajamos con células neuronales de ratas que hacemos crecer en cultivo. Las sembramos y enseguida empiezan a emitir ‘tentáculos’ y a conectarse unas con otras. Al cabo de 10 días ya han formado una red compleja que está viva.
¿Cómo sabe que esta red neuronal está viva?
La tenemos que alimentar y limpiar; si no, se muere. Y además es capaz de aprender, recordar y tomar sus propias decisiones. ¿Es suficiente con eso?
Dígamelo usted…
Pasados estos 10 días, añadimos electrodos al cultivo de neuronas y lo conectamos mediante bluetooth al cuerpo de un robot que emite ultrasonidos. Las neuronas aprenden a reconocer la señal ultrasónica recibida por el robot al acercarse a una pared y le hacen cambiar de dirección para que no choque. Este cerebro, si lo podemos llamar así, aprende y mejora.
¿Y este robot tiene conciencia?
En realidad no hay ninguna evidencia científica de que no sea consciente. Es decir, tiene un determinado número de células, tantas como un cerebro, y se comunican igual entre ellas, recibe estímulos y responde a ellos... ¡la única diferencia es la ausencia de cuerpo! Y hay muchas personas con cuerpos diferentes. Hay gente en silla de ruedas, personas a las que les faltan extremidades... y son conscientes. Yo creo que cuando estos robots tengan un número suficiente de células serán conscientes, sí.
¿Cuál es el objetivo de este experimento?
Lo que nos interesa es saber cómo las neuronas aprenden y guardan los recuerdos. A través del microscopio podemos ver físicamente cómo las redes neuronales cambian a medida que aprenden a hacer mejor su función. Este conocimiento será muy útil para tratar la demencia, porque una de las opciones terapéuticas para esta enfermedad podría ser añadir neuronas al cerebro, siempre y cuando no se alteren los recuerdos de la persona.
¿Cómo se le ocurrió hacer un experimento de este tipo?
Me inspiraron mucho La metamorfosis de Kafka y un grupo de científicos de Illinois que estudiaban el desarrollo de las neuronas. Pensé que para el desarrollo del cerebro era indispensable su relación con el cuerpo. En realidad los humanos hemos evolucionado con el cerebro y el cuerpo en el mismo sitio, pero ahora esto puede cambiar. Está claro que el cuerpo humano no se adapta bien al mundo tecnológico, si no, el índice de obesidad no sería tan alto.
Durante el proyecto Cyborg 2.0 usted se implantó un chip en el cerebro y logró mover a través de internet una mano robótica en Reading (Inglaterra) mientras usted se encontraba físicamente en Nueva York (EE UU). ¿Este es el tipo de mejoras que tendría un cíborg?
El ser humano es limitado y aburrido. Como cíborgs tendríamos muchísimas más capacidades, podríamos ser más inteligentes, tener mejor memoria, comunicarnos mejor entre nosotros...
¿Tan corto se queda nuestro cerebro?
Sí. Por ejemplo, nosotros pensamos en tres dimensiones y en cambio hemos construido ordenadores que piensan en muchas más. Si pudieras conectar tu cerebro a una máquina de estas podrías entender el mundo que te rodea de una manera mucho más compleja.
Usted está seguro de que en un futuro no muy lejano todos seremos cíborgs. Si esto es así y la mejora intelectual es tan enorme como dice, ¿qué pasará con la gente reticente que no quiera convertirse en uno?
Hoy las tecnologías ya acentúan las diferencias dentro de la sociedad, pero si somos capaces de mejorar intelectualmente con ellas, nuestra sociedad se dividirá en dos: en cíborgs y en los humanos, que dejaremos atrás. Yo no lo veo como nada malo, al contrario, el ser humano siempre ha querido progresar.
¿Lleva usted algún implante ahora mismo?
No, de momento tengo otros planes para mí. Hay días que me apetece apuntarme a lo que han hecho mis estudiantes, que se lo pasan bien con unos dispositivos magnéticos implantados en el dedo índice… pero en realidad quiero algo mejor: un implante cerebral para comunicarme directamente con el sistema nervioso con otra persona.
Eso ya lo hizo con su mujer.
Sí, ¡y fue fascinante! La comunicación entre sistemas nerviosos ha empezado como algo muy simple, de una manera muy parecida a como funciona un telégrafo. Pero el potencial de esta comunicación es enorme: imágenes, pensamientos, sentimientos, emociones… Pero mi mujer piensa que puede ser peligroso, así que necesito buscar a otra persona.
A mí no me mire…
Usted se lo pierde, yo no dejaría escapar la oportunidad de formar parte de un experimento así.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.