El Correo Digital
Lunes, 21 abril 2014
llovizna
Hoy 9 / 16 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

BIOMETRÍA

Esta cámara sabe quién eres

25.10.12 - 16:45 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Esta cámara sabe quién eres
Para que el sistema funcione es necesario realizar unos patrones en 3D.
¿Quién es ese individuo que camina con rumbo errático por el Aeropuerto de Barajas? ¿Se ha perdido o sus paseos sin rumbo tienen un fin delictivo? Las más de 2.000 cámaras del Aeropuerto de Barajas se han puesto al servicio del grupo de Reconocimiento Facial y Visión Artificial (FRAV) de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) para dar respuesta a este tipo de preguntas. Lo novedoso de este proyecto, aún en pruebas, es que recoge múltiples imágenes en 3D de los rostros de las personas aunque estas se muevan para compararlas con la base de datos de los cuerpos de seguridad. Se trata de la última aplicación de la biometría, un método para examinar a las personas basándose en sus características físicas, un proceso muy parecido al que realiza el ser humano para reconocer a alguien.
La utilización de la biometría para la identificación de personas es un proceso muy fiable, pero requiere de una compleja infraestructura. Hasta el momento, la recopilación de imágenes que se realizaba en el Aeropuerto se llevaba a cabo en dos dimensiones, un sistema plano que conlleva problemas cuando se producen cambios en la iluminación o cuando la persona cambia su posición original frente a la cámara. La tecnología que ahora está probando la URJC en 3D ofrece unos resultados más fiables al comparar la forma de la cara sin tener en cuenta la posición de la persona, según explica el director de Investigación de FRAV y profesor del Departamento de Arquitectura, y Tecnología de las Computadoras de la URJC, Enrique Cabello.
El FRAV ya había desarrollado algunos estudios en el aeropuerto sobre tecnologías biométricas aplicadas a la seguridad, como el reconocimiento en dos dimensiones o la detección de objetos abandonados. El objetivo del nuevo proyecto es que en el futuro se puedan detectar y seguir los movimientos de las personas sospechosas con precisión y sin que estas sean conscientes de ello, ya que no es necesario pedirles la documentación para saber quiénes son. Al contrario de las técnicas en dos dimensiones, este prototipo de seguimiento utiliza un entorno multicámara, aunque el transeúnte cambie de ubicación. “La parte más importante del sistema no reside en el sistema de cámaras sino en el programa que se encarga de realizar el seguimiento e identificar si la persona que aparece en unas imágenes es la misma que aparece en otras en un instante anterior”, apunta Cabello, el investigador que lidera el proyecto.
Funcionamiento del sistema
Para que este reconocimiento funcione correctamente es necesario realizar unos patrones en 3D que después se comparan con las imágenes de archivo de documentos de identificación personal. La idea es detectar a la persona en tiempo real, identificarla y poder seguir sus movimientos por el Aeropuerto. Este método requiere de un proceso de cálculo complejo, ya que se compara la imagen recogida por la cámara con los patrones almacenados en busca de una coincidencia. Las semejanzas se buscan en aspectos como la distancia de los ojos, la longitud de la nariz o el ángulo del rostro. “Para cada persona se ha obtenido una imagen ‘de profundidad’, donde para cada punto se almacena la distancia a la que se encuentra de la cámara en 3D. Los patrones se obtienen de las imágenes de profundidad, tratándolas como si fuesen imágenes en 2D pero con información en tres dimensiones. Además, la forma de la cara de una persona no depende de factores como la iluminación”, apunta el director de la investigación. Con estos parámetros es más difícil que la identificación dé lugar a errores.
Las pruebas que se están realizando en Barajas suponen un duro ensayo para probar la eficacia del reconocimiento facial, ya que se realizan en condiciones reales. El propósito es discernir si el uso de esta tecnología es o no viable en un entorno abierto y con gran afluencia de personas.
Seguridad y privacidad
Los investigadores han realizado todas las fases necesarias para la realización del proyecto. La selección de las cámaras, la adquisición y digitalización de los vídeos, el recorte de las caras, la creación de las bases de datos y la posterior verificación son algunas de ellas. Desde el FRAV definen los resultados como “prometedores”, con un rendimiento similar al llevado a cabo por los sistemas comerciales. Pero Cabello también reconoce los retos a los que aún debe dar respuesta la utilización a gran escala de esta tecnología. “Es necesario optimizar los programas, ya que procesar las imágenes de las más de 2.000 cámaras de Barajas supone mucho cálculo y, por tanto, muchos ordenadores. Por otra parte, las imágenes de videovigilancia suelen ser de baja calidad y hay que buscar métodos robustos para obtener resultados fiables”, explica.
El reconocimiento facial en 3D aporta a las fuerzas de seguridad una herramienta valiosa para preservar la seguridad ciudadana. Pero también se trata de un sistema que es percibido por la ciudadanía como altamente intrusivo. Aunque no existe una interferencia directa con el ciudadano al que se vigila, para que la observación sea precisa se han tenido que tratar sus datos físicos con anterioridad. De hecho, los rasgos biométricos se consideran datos de carácter personal y su tratamiento se encuentra sometido al cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos. Cabello reconoce que en este tipo de proyectos es tan importante la parte técnica como la ética y legislativa y que, en paralelo a estas líneas, también se encuentra la necesidad de protección que busca el ser humano. Este profesor defiende la necesidad de “respetar escrupulosamente” la legislación que protege los derechos y libertades de los ciudadanos. “No podemos hablar de confrontación entre privacidad y seguridad. La primera nos define el camino hacia el cual avanza la segunda, y no podemos salirnos de esa ruta”, concluye Cabello. Las imágenes de la película Minority Report, en las que unas cámaras identifican de forma instantánea a un desasosegado Tom Cruise, están aún muy lejos.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.