El Correo Digital
Jueves, 24 julio 2014
claros
Hoy 16 / 25 || Mañana 17 / 25 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

domótica

El hogar en la palma de la mano

La startup Dymotics presenta su solución domótica para el control de la vivienda y el ahorro energético a través del teléfono móvil

17.09.13 - 18:22 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El hogar en la palma de la mano

Dymotics es una startup madrileña a punto de sacar al mercado su solución para controlar una vivienda con el smartphone. En octubre tienen previsto lanzar una aplicación –accesible desde la web y cualquier teléfono inteligente– con la que poder manejar los dispositivos domóticos de un hogar. Encender las luces desde cualquier lugar, encender la lavadora en cualquier momento para que esté lista cuando el usuario llegue a casa, o programar la cafetera y la tostadora para que preparen el desayuno a la hora de levantarse.

«Nos diferenciamos en la sencillez», explica Alex Martín, CTO de la empresa. Dymotics está centrada en desarrollar una tecnología que permita interactuar con toda clase de dispositivos domóticos –sea cual sea su tecnología– con facilidad, y desde el móvil o la web. «La domótica tradicional tiene problemas que no se están resolviendo bien», asegura Miriam Muros, CEO y fundadora de la empresa. «La primera es la instalación, pero además es que se quedaba obsoleta en poco tiempo». Muchas de las soluciones tradicionales, cuenta, pierden vigencia en pocos años, y son difíciles de actualizar.

Ellos apuestan por instalar un HUB –un concentrador– que localiza y controla todos los dispositivos, y que a su vez se maneja desde la aplicación móvil. Fáciles de actualizar y mejorar con las sugerencias de los usuarios. «Hay muchos fabricantes de hardware, pero no saben hacer buen software», explica Muros.

Aun así, Dymotics solo ofrecerá –al menos de momento– solo una de las partes de la ecuación. Además de su HUB y su aplicación, el usuario debe comprar e instalar, por su cuenta, los dispositivos domóticos en su hogar. Hay tres que son los más habituales. Los enchufes, los interruptores, y el termostato.

Dispositivos domóticos

Los primeros se colocan sobre el enchufe tradicional –o lo reemplazan– y permiten controlar, a través de la red, el paso de la corriente eléctrica. Esto consigue tener un electrodoméstico conectado, sin consumir energía hasta que no se activa. «Por ejemplo, con la lavadora», explica la CEO. «La cargas por la mañana y la dejas con el programa elegido y con el botón de encendido pulsado». El enchufe domótico no dejaría pasar la corriente hasta que no recibe la señal a través de la aplicación. Así, afirma la empresaria, puedes encenderla en el momento justo para llegar y tender, sin dejar la ropa mojada dentro muchas horas.

Los interruptores mantienen la funcionalidad de los convencionales –se pueden activar a mano–, y además permiten su control a través de la red. Son la solución domótica estándar para la iluminación general de una vivienda. Con esta tecnología se pueden encender y apagar luces a distancia, o incluso programarlas para hacer que la casa parezca habitada mientras sus usuarios están de viaje.

El control del termostato a través de internet puede ayudar tanto a reducir el consumo energético de la casa, como a climatizarla con anticipación. Aunque ya no son tan raros los que se pueden programar, la alternativa domótica ofrece más posibilidades. «Como calentar la casa gradualmente, y a tiempo para cuando vas a llegar», explica Muros.

«A la gente también le interesa mucho lo de programarse el desayuno», explica. Programar la cafetera y la tostadora para que lo preparen mientras el usuario se levanta. «O las luces». Confiesa que ella misma se suele dejar las de casa encendidas. Con su aplicación podría controlar su estado, y encenderlas o apagarlas a voluntad desde cualquier lugar con conexión a internet.

Modelo de negocio

Otra de las diferencias de Dymotics es su modelo de negocio. Mientras que la mayoría de las soluciones domóticas se ha centrado en el hardware, o en ofrecer una instalación completa y final, ellos ofrecen un servicio. Una suscripción mensual. «Cinco euros al mes por el HUB y tres dispositivos, y un euro más por cada dispositivo extra», afirma Muros. Entre los dispositivos puede estar cualquier cosa que quiera el usuario y sea compatible con su sistema. Enchufes, interruptores, un termostato o cualquier otra cosa. La emprendedora calcula que, para una casa normal seis son un buen número. «Depende del grado de domotización que quieras, claro».

Algunos, aclara, se conformarán con controlar las luces y la calefacción, y otros querrán dotar de automatización a más facetas del hogar. Con su sistema, seis dispositivos supondría un gasto de 8 euros al mes (más lo que haya costado su adquisición al usuario). «Prometemos un ahorro de hasta 30 euros mensuales por dispositivo», asegura la empresaria. La capacidad de estos para interrumpir el paso de la corriente ahorra hasta cuando están apagados pero enchufados, dice. «El stand-by puede suponer hasta una tercera parte de la factura eléctrica».

Aun así, todavía están en fase de desarrollo. «A finales de septiembre lanzaremos una API para desarrolladores», explica Martín. «Y un poco más tarde la primera versión comercial». Con el primer lanzamiento quieren sumar a programadores que puedan jugar con la herramienta y crear sus propias soluciones. Así, la propuesta de Dymotics estará abierta a las ideas de otros usuarios. «Queremos que nuestros usuarios puedan extender su funcionalidad», cuenta el jefe de tecnología.

Planes de futuro

La empresa se fundó en diciembre de 2012, y consiguió una primera inversión de la aceleradora española Mola a comienzos del verano. La semana pasada lanzaron una campaña de crowdfunding con la que quieren por una parte darse a conocer, y por otra conseguir dinero –quieren recaudar 50.000 dólares– para desarrollar su propio hardware. Aunque no es la principal línea de negocio de la compañía, creen que puede ser de ayuda para sus usuarios ofrecer algunos dispositivos. «Primero haríamos enchufes, después interruptores, y a mi me encantaría hacer un telefonillo», dice Muros. «Que eso no lo ha hecho nadie». Le gustaría poder recibir la imagen del videoportero directamente en el teléfono móvil.

En Dymotics ahora mismo trabajan seis personas. «Cuatro de ellas en la oficina». Su aspiración no es vender su solución solo en el mercado español, sino a todo el mundo. Quieren que la domótica pase de ser algo complicado y caro a una solución sencilla que se pueda controlar desde el teléfono móvil. «Yo las pruebas las hago con mi abuela», dice la CEO. «Si ella puede es que está bien».

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.