El Correo Digital
Jueves, 2 octubre 2014
claros
Hoy 17 / 25 || Mañana 12 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN

¿Hay que dar por muerto al DNI-e?

Desde su implantación en 2006, el DNI electrónico ha recibido más críticas que elogios. Sin embargo, algunos expertos creen que aún no ha alcanzado su verdadero potencial

02.07.13 - 17:49 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
¿Hay que dar por muerto al DNI-e?
34 millones de DNI-e han sido expedidos, según la Policía. Innova+

Desde su introducción en la primavera de 2006, los niveles de uso del DNI en su formato electrónico, como verificador de identidad en una transacción telemática, no ofrecen datos especialmente esperanzadores. Aquellos que se aventuraron a comprarse un lector de DNI hablan de procesos tediosos, reiterativos y en ocasiones infructuosos. Sin embargo, su futuro parece estar despejándose gracias a empresas como Tuenti, Indra o IBM, que ven en el DNI-e la posibilidad de investigar e implantar nuevos recursos tecnológicos de seguridad electrónica o acceso a la información.

La Dirección General de la Policía, institución encargada de emitir los carnés de identidad y pasaportes, cifra en unos 34 millones los DNI-e expedidos hasta la fecha. La cifra es, sin embargo, engañosa, ya que cualquier viejo DNI renovado cuenta como nuevo DNI-e expedido.

En estos siete años, el nuevo carné de identidad ha recibido más críticas que elogios, principalmente en cuanto a su usabilidad.

El último en pronunciarse fue, hace unos días, el presidente de la asociación española de empresas tecnológicas Ametic, José de la Riva, que calificó al DNI-e de «gran fiasco» por el bajo número de aplicaciones que lo emplean.

Pero todavía hay quien lo ve como un recurso con gran potencial que aún no ha logrado despegar debido a la crisis. Aunque «la usabilidad ha hecho que su uso no haya despegado tanto como sería esperable, el DNI-e es un motor de innovación», afirma María Jesús Tardós, coordinadora del Centro Demostrador del DNI Electrónico de Aragón, un organismo pionero en nuestro país que trata de animar a pequeñas y medianas empresas a desarrollar aplicaciones que promuevan su uso.

Nuevos proyectos

Hay muchos tipos de certificados electrónicos, desde el que emite la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre al de, por ejemplo, un colegio particular de abogados. Para Tardós, «cada uno tiene su espacio. Lo que tiene el DNI como herramienta es que todos la llevamos en nuestro bolsillo, ese es el elemento diferenciador sobre los demás».

«Hay proyectos, por parte de empresas TIC, para aumentar la usabilidad del DNI-e o para que sirva para otorgar una identidad de manera transfronteriza, no sólo en España», dice Tardós. «O por ejemplo, en cuanto a movilidad. Ya no tenemos que ir a firmar un documento a un sitio sino que podemos mandar un contrato con una firma digital que nos identifica. Crea perspectivas adicionales de gestión que la gente aún no conoce».

El DNI-e es un motor de innovación también para su propio desarrollo, ya que como Tardós confirma, «se está trabajando ya en mejorar la próxima versión del DNI-e».

Entre las novedades se baraja la incorporación de tecnología MGC (para poder leerlos como un código de barras) o la creación de nuevos certificados digitales, por ejemplo, para que los menores de 14 años puedan acreditar su identidad en redes como Tuenti.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
--%>
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.