El Correo Digital
Martes, 21 octubre 2014
claros
Hoy 13 / 24 || Mañana 14 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: >
Noticias

espacio

Cohetes reutilizables impulsan la carrera espacial privada

SpaceX, la primera compañía privada en acoplar sus naves con la Estación Espacial Internacional, ha probado con éxito un prototipo de propulsor capaz de aterrizar tras su uso

12.03.13 - 13:45 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La iniciativa privada se ha sumado a la carrera de la conquista del espacio. El pasado 2 de marzo una cápsula Dragon, desarrollada y construida por Space X, se acopló por segunda vez con la Estación Espacial Internacional. Pero Elon Musk, el emprendedor tras esta compañía, ya prepara su siguiente avance: cohetes reutilizables.

Lanzar naves al espacio es, además de difícil, muy caro. Por eso Space X investiga todas las maneras de reducir los costes que suponen estos viajes. Elon Musk declaró en una presentación de su proyecto que «si queremos ser una especie multiplanetaria, necesitamos cohetes reutilizables». Su compañía ya ha probado con éxito un primer prototipo de capacidades limitadas.

Durante el último vuelo de prueba de su Grasshopper (‘saltamontes’), el prototipo con el que trabajan, éste alcanzó una altura de 80 metros, se mantuvo estático en el aire durante medio minuto, y aterrizó de nuevo sin mayores complicaciones. Un gran avance pues en su primer intento, que se celebró en septiembre de 2012, apenas se elevó unos centímetros del suelo.

El Grasshopper es una versión modificada de la primera etapa de del cohete Falcon 9, diseñado también por Space X. Mide 35 metros de alto. La versión convencional cuenta con nueve motores dispuestos en filas de tres, y ha sido la responsable de todos los lanzamientos llevados a cabo por la compañía.

Abaratar costes

La atracción gravitatoria de la Tierra hace casi inevitable el uso de varias etapas para lanzar naves al espacio. Una primera de altísima potencia y gran peso —sobre todo en combustible—, y otras menores que empujen la nave cuando ya está a una cierta altura. Tradicionalmente, la primera etapa se desprende cuando agota su combustible, y se precipita de vuelta.

En el caso de los transbordadores espaciales estadounidenses, el gran depósito de combustible central se perdía en el Pacífico o el Índico una vez se desprendía de la nave con los astronautas. Los cohetes laterales, sin embargo, sí se recuperaban gracias al uso de paracaídas.

Con un propósito aún más ambicioso trabaja Space X. Su propósito es que toda la infraestructura del lanzamiento se pueda reutilizar de forma rápida y barata. Quiere que Grasshopper —su versión final y operativa— impulse sus naves hasta el límite del espacio, se separe, y aun así sea capaz de aterrizar por sus propios medios.

Además de en la carrera espacial, Elon Musk está también embarcado en la implantación mundial de coches eléctricos a través de la marca Tesla, que espera ser rentable durante el próximo trimestre y ya ha vendido más de 20.000 coches de alta gama.

Musk, famoso por ser un emprendedor ambicioso y de ideas gigantes, también prepara desde Space X tecnología con la que intentar llevar a seres humanos a Marte. A pesar del largo camino que le queda por recorrer, ya está en proceso de diseño la cápsula Red Dragon, que transportaría a los astronautas.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Grasshopper se elevó 80 metros y aterrizó indemne en el mismo lugar. Space X
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.