Los vehículos de suministro no accederán a la Plaza de la Iglesia

Los vehículos de suministro no accederán a la Plaza de la Iglesia

El Consistorio opta por habilitar plazas de cargay descarga en la Calle Santiago, dos de ellas en el espacio reservado hasta ahora a la Policía

ROBERTO RIVERA

La cúpula del Consistorio jarrero anuncia la creación de nuevas zonas de carga y descarga en la Calle Santiago para eliminar, de esa manera, el acceso de los vehículos de suministro a la Plaza de la Iglesia que constituye, a día de hoy, la base logística para el abastecimiento de los establecimientos hosteleros del área de La Herradura.

Las modificaciones previas, viene a detallar el comunicado remitido por el Concejo, «se llevarán a cabo frente a la Jefatura de la Policía Local y junto a la Parroquia de Santo Tomás» con el objetivo de «mejorar la viabilidad de la zona y evitar que los vehículos accedan a la Plaza de la Iglesia», según explica Javier Redondo, responsable del área de Urbanismo, convencido de que esta medida repercutirá en «una mejor imagen de este espacio».

Para ello, dos de las plazas de aparcamiento, que se reservan en la actualidad para los vehículos de la Policía Local, «se van a trasladar calle abajo, por lo que quedarán dos espacios libres» que, según recogen los planos facilitados a los medios, se reconvertirían en plazas dedicadas a labores logísticas.

Para la reconversión de este plano, el Ayuntamiento anuncia la adecuación del talud existente en ese espacio con el propósito de «mejorar y aumentar la zona, y permitir, justo frente a la Jefatura, que se establezcan dos zonas de carga y descarga, principalmente destinadas a camiones o vehículos de gran tonelaje».

Junto a la Parroquia de Santo Tomás, y en la cuesta que conduce a La Atalaya, se habilitarán dos espacios más destinados a la realización de labores de carga y descarga dejando «totalmente cerrado el acceso a la Plaza de la Iglesia, donde no se podrá acceder, como ocurre actualmente», remarca el edil en su comunicado de prensa.

Justifica esa decisión defendiendo que se trata de «un espacio emblemático donde no es de recibo que accedan vehículos, ya que da muy mala imagen».

En todo caso, entiende la necesidad de efectuar labores de carga y descarga para abastecer a los negocios existentes en la zona y por ello aprueba la aplicacion de estos cambios que, en su opinión, «serán beneficiosos para el tráfico rodado, la imagen y la viabilidad de la zona».

Las modificaciones anunciadas «se llevarán a cabo en los próximos días y su coste rondará los 1.000 euros», y coincidirán en el tiempo con la creación de un aparcamiento situado en un solar y, paradójicamente, a tres metros de la parroquia, un monumento nacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos