ADE «solucionaría inmediatamente» las averías de alumbrado de tener las piezas

Detalle del alumbrado público de la Fuente de las Monjas, en la Calle de la Vega, y el patio del Colegio de San Felices./ R. SOLANO
Detalle del alumbrado público de la Fuente de las Monjas, en la Calle de la Vega, y el patio del Colegio de San Felices. / R. SOLANO

Redondo reconoce que los apagones tienen su origen en la resolución del contrato con la firma, que debe esperar a queel Concejo le entregue el material de reposición

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

La rueda de prensa ofrecida por Javier Redondo para abordar la problemática a la que asiste el vecindario, sorprendido muy de vez en cuando con apagones que dejan sin alumbrado público a las arterias de la ciudad durante dos, tres y hasta más días, incluso, se despacha en el comunicado emitido por el Consistorio jarrero con la defensa, en titulares, de que «no se ha registrado un aumento de las averías». Y la afirmación se formula en esos términos aún cuando éstas se han sucedido desde primeros de mayo y ya han afectado, desde entonces, a La Ventilla, Navarra, García Gato, San Roque, Vega, Polígono Entrecarreteras, avenidas Logroño y Diputación, Parque Anzuela, Laín Calvo, Lucrecia Arana, Prim y Sánchez del Río, y sobre todo se han hecho más palpables porque antes se reparaban de inmediato y desde la suspensión unilateral, y por decisión del Ayuntamiento, del contrato de mantenimiento del alumbrado público se someten a un procedimiento de gestión que dilata la resolución del problema. En algunos casos, hasta durante cuatro jornadas.

Es algo que reconoció, en realidad, el responsable del área al comparecer ante los medios, decidido a explicar las incidencias que, según sus cálculos, se han venido produciendo durante «diez o doce días» (en realidad desde hace ya más de un mes, como desveló este periódico) y cuya resolución «está durando más de la cuenta», apuntaba asegurando que hay unas que se están resolviendo «diariamente y que otras tienen más repercusión» al referir a calles que se quedan «apagadas».

El concejal de Ganemos Haro, confirmó en su intervención ante los medios, aludió a la resolución del contrato suscrito por el Concejo con la firma ADE para 2017 y 2018, y supeditado a un pliego de condiciones que redactaron sus técnicos y que éstos sostienen ahora que no es acorde con la nueva Ley de Contrataciones, como evidente origen de esta anómala situación. Y aceptó que «hasta hace bien poco se funcionaba de una manera más sencilla, pero eso es lo que tenemos que solucionar ahora, porque no se estaba haciendo bien (sic). Antes había una incidencia», explicó; «el mantenedor (la empresa) llegaba, veía cuál era, diagnosticaba, cogía las piezas necesarias y la arreglaba; y luego facturaba. Era tan sencillo como eso», detalló en su comparencia.

«¿Que pasa ahora?, continuó explicando. «Que una vez que estamos en ese proceso de resolución del contrato y tenemos que aprobar un pliego completamente nuevo, basándonos en lo mismo pero ya ajustándonos a la nueva Ley de Contratos, el mantenedor sigue manteniendo (sic) el contrato pero no puede facturar ningun tipo de pieza. Puede hacer los arreglos pero no con las piezas que él ponga. Nosotros entendemos», continuó diciendo, «que tiene que poner las piezas y él dice que no», aseguraba tajante matizando que «hay piezas que están en ese listado (se supone que el incluido en el contrato que resolvió el Consistorio) y otras que no».

En ambos casos, coincidió con la información facilitada en las últimas semanas por este periódico, tanto las primeras como éstas últimas están siendo facilitadas a la empresa por el Concejo. Sobre todo las que no aparecen en esa relación y, «sí o sí, deben ser facturadas por alguien pero no por él porque el mantenedor ya ha facturado más de lo permitido», desvelaba a los medios.

«Tenemos que conseguir las piezas por otro camino», aseguró tajante. «Hay varios caminos. Nosotros podemos comprar hasta por 15.000 euros directamente a una empresa. Si se trata de algo más, porque se trata de algo gordo, podemos pedir tres o cuatro presupuestos y se lo compramos al que nos dé mejor presupuesto para que lo arregle la empresa mantenedora (ADE) con las piezas que nosotros compramos».

En ese contexto, vino a concluir, «hay piezas que son fácilmente conseguibles pero muchas de ellas no son fáciles de conseguir (....) y hay que pedirlas a un almacén. Hay que pedirlas en Soria, Tudela, Santo Domingo o Logroño. Si hay tiempo suficiente e inmediatamente la conseguimos, nosotros la traemos y se soluciona el problema».

Adquisición en el exterior

Aunque sostiene que «no siempre es tan fácil» y el Consistorio debe «esperar a que la traigan o ir a por ella. Yo, personalmente», sostenía Redondo, «he tenido que ir a Santo Domingo, a Tudela, a veces mediando otro proveedor la hemos conseguido trayéndola de Soria... Por eso», vino a justificar en su comparecencia, «están las cosas como están. Hay momentos en los que no tenemos la pieza y el mantenedor está esperándola. Lo solucionaría inmediatamente pero no la tiene».

Es algo que el responsable de Alumbrado quiso dejar «bien claro», al entender que «se han escuchado comentarios, no sé si malintencionados o formulados por ignorancia, en los que se asegura que el mantenedor está haciéndolo a propósito. De ninguna manera», aseguró forntalmente. «El mantenedor no puede solucionarlo porque no tiene la pieza».

«El primer teniente de alcalde asegura que no se ha registrado un aumento de las incidencias, de importancia, habituales, que se producen desde hace años, a razón de cuatro o cinco semanales. Lo que sí que ocurre es que ahora, tardamos un poco más en reponer las piezas. De hecho, Electricidad ADE es la empresa encargada de colocarlas, aunque no nos las suministre», volvía a resumir el comunicado oficial sin aludir al plazo que han permanecido sin suministro las farolas de todas esas calles y espacios urbanos.

Ésa es, en realidad, la clave que ayuda a entender el profundo malestar de los vecinos de la localidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos