Redondo sostiene que la situación de los venajos de Fuente del Moro es «ilegal»

Vista parcial de algunas de las parcelas agrícolas, más conocidas como venajos, englobadas en el término de Fuente del Moro./ R. SOLANO
Vista parcial de algunas de las parcelas agrícolas, más conocidas como venajos, englobadas en el término de Fuente del Moro. / R. SOLANO

El primer teniente de alcalde pidió que las bajas, altas y cambios de parcelas quedasen sobre la mesa, sin lograr el aval de sus socios de gobierno

ROBERTO RIVERA

La situación en que se encuentran los venajos de Fuente del Moro, defendió Javier Redondo ante la comisión de Servicios Generales, Personal y Medio Ambiente de la Corporación jarrera, es «ilegal» ya que, en opinión del primer teniente de alcalde, estas porciones de terreno que el Concejo cede para su explotación agrícola «son un usufructo» y, consecuentemente, «un derecho real» que debería inscribirse en el Registro de la Propiedad, sin que hasta el momento se haya llevado a cabo ese trámite. Pero, sobre todo, poorque sus gestores «tienen la obligación de pagar los desperfectos y mantenimiento», sin que se haya llevado a cabo esa obligatoriedad en ningún momento.

Convencido, desde ese planteamiento de partida, de que «la gestión de los venajos se está haciendo mal y que su situación es», en virtud de todo ello, recalcó, «ilegal», llamó la atención a los compañeros del órgano consultivo sobre la existencia de «unos 3.000 metros cuadrados sin usar» en el término de El Remolino» que podrían adjudicarse, pidió al presidente de la comisión y socio, como él, del tripartito, que se proceda en el menor plazo de tiempo posible a la regularización de su situación porque sostiene, viene a detallar la redacción del acta de la última sesión celebrada, que «se podrían dar más (parcelas) que no se dan (sic)». Y reclamó, al mismo tiempo, que se inscriban las 240 parcelas que existen dentro del entorno de Fuente del Moro, instando a que se baraje la posibilidad de abrir un nuevo proceso de adjudicación.

Hay, vino a defender Redondo, «algunas que no se trabajan y que no se entregan a nadie», tras asegurar que recibe personalmente «muchas quejas», precisamente por la mala gestión que se hace de este patrimonio de carácter municipal.

Las afirmaciones realizadas por el líder de la formación Ganemos Haro venía a justificar la petición que había formulada al inicio de la sesión, reclamando que el cambio de titularidad de algunas, incluido en el orden del día, quedase «sobre la mesa» y después de asegurar, a preguntas de la oposición, que se había leído la ordenanza que regula el funcionamiento de la concesión de explotación de los terrenos, fijando de esa manera los criterios de actuación de la Comisión de Venajistas, «esa misma mañana».

El cruce de consideraciones entre el teniente de alcalde y el ‘popular’ Alberto Olarte no hizo sino dejar al descubierto discrepancias de fondo, no sólo entre oposición y gobierno, sino entre los propios miembros del tripartito ya que fue el socialista Ángel Conde el que matizó las consideraciones de su socio asegurando, viene a refrendar igualmente el acta del encuentro, que «los venajistas sí que pagan una contribución».

Tal vez, vino a matizar la secretaria de la comisión municipal, no es ése el concepto que define el pago que ejecutan los beneficiarios de los terrenos municipales, dejando claro que «sí es verdad que pagan algo al año pero no es una contribución», pero sin llegar a determinar con precisión «cuál es el concepto» más acertado para definirlo.

Lo que sí pareció quedar claro es que el concejal de Ganemos se mueve en otra dinámica, cuando se aborda esta cuestión, porque el órgano consultivo informó de forma favorables a las bajas, altas y cambios de titularidad propuestos por la Comisión de Venajistas con el respaldo de todas las fuerzas políticas, salvo el suyo.

Redondo, constata el acta de la reunión, se abstuvo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos