El Premio Nacional de Gastronomía hace justicia a la labor de Fundación Vivanco

Pedro Vivanco, flanqueado por sus hijos Santiago y Rafael en un viñedo de la bodega. / E. C.

El jurado que otorga este galardón en cada una de sus categorías reconoce la decisiva aportación de la institución riojana a su sector y al enoturismo

EL CORREO

La familia Vivanco y la Fundación Vivanco para la Cultura del Vino han sido reconocidas con la concesión del Premio Nacional de Gastronomía en la categoría Premio Especial, un galardón que se suma al resto de los que serán otorgados en el resto de modalidades como la de Mejor Jefe de Cocina; Mejor Sumiller; Mejor Labor Periodística; Mejor Libro; Mejor Publicación en Papel y Premio a Toda Una Vida.

Un jurado conformado por representantes de las juntas directivas de la Real Academia de Gastronomía, la Asociación de Amigos de la RAG y la Cofradía de la Buena Mesa, así como por los presidentes de las academias autonómicas de gastronomía, fue el encargado de definir la identidad de los ganadores de esta prestigiosa convocatoria anual mediante la emisión de un fallo que se sabía inapelable.

La entrega de los Premios Nacionales de Gastronomía tendrá lugar el próximo lunes, día 25 de septiembre, y estará presidida por el Ministro de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de España, Íñigo Méndez de Vigo.

Con esta distinción, una de las más importantes de cuantas se otorgan en el país dentro de este sector, se destaca «el trabajo y la experiencia de la familia Vivanco, cuya historia lleva vinculada al vino de Rioja desde 1915. En la actualidad son los hermanos Santiago, presidente de la Fundación y de Experiencias Vivanco, y Rafael, director técnico de las bodegas, y ambos integrantes de la cuarta generación, quienes han recogido el testigo de su padre Pedro, recientemente fallecido, y están, junto a su madre Angélica Sáenz, al frente de un proyecto enológico contemporáneo».

Pero también se reconoce a la Fundación Vivanco, dedicada a la promoción de la Cultura del Vino, que abrió sus puertas en 2004 en Briones.

«Un apasionante viaje a través del conocimiento y la historia que alberga un museo único donde se descubre la esencia del vino desde la experiencia, sensibilidad e innovación, fiel reflejo del compromiso de la familia Vivanco por ‘devolverle al vino lo que el vino les ha dado’», viene a remarcar la nora remitida por la institución riojalteña.

No es, en todo caso, la primera vez que se ha puesto en valor, a lo largo del presente curso, la labor desarrollada por Pedro Vivanco y su familia, así como la de la Fundación Vivanco para la Cultura del Vino en todo este tiempo.

La Feria de Zaragoza, en ese caso dentro del marco de la vigesimoprimera edición de la feria Enomaq 2017, rindió en el mes de febrero un sentido homenaje en recuerdo de Pedro Vivanco Paracuellos, al que seguía, el 22 de marzo, el Premio Consejo Social de la Universidad de La Rioja (UR), dentro de la modalidad Colaboración Universidad-Empresa.

El 3 de abril, la décima edición de la muestra FEVINO reconocía, por su parte, la aportación de Pedro Vivanco Paracuellos al desarrollo del Enoturismo en nuestro país y, el 28 del mismo mes, era la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino la que hacía entrega de la primera edición del Premio Tácito 2017.

Fotos

Vídeos