Ocaso del verano, albor del enoturismo

Ocaso del verano, albor del enoturismo

Vendimia y mucha gastronomía copan la oferta de La Rioja Turismo para el otoño

DANIEL ORTIZ

En la mayoría de territorios de nuestro país, especialmente en la costa, la llegada del otoño es sinónimo de persianas bajas y suspiros melancólicos. Cuando cae la hoja ya todo está consumado en el ámbito turístico y las vacaciones quedan reservadas a visitantes de sandalias con calcetines y a camareros que ponen a resguardo sus codos de todo aquello que tenga forma de bandeja.

Sin embargo, nada de esto sucede en La Rioja. Es precisamente el cambio de estación el que tiñe de colorado los viñedos y de ilusión los rostros de los ‘touroperadores’. La época de vendimia deja en la región un centenar de actividades dignas de ser contempladas de cerca con un marcadísimo protagonismo del vino, si bien la oferta turística llega mucho más allá de las bodegas.

Ayer el Gobierno regional presentó su propuesta otoñal para los visitantes que tengan planeado conocer la comunidad. Más de cien actividades sobre el tapete, con planes despojados de prejuicios, de los que una cuarta parte se desarrollarán única y exclusivamente en la Rioja Alta.

La oferta se inicia de inmediato, hasta tal punto de que bodegas como Muga en Haro, Vivanco en Briones, La Emperatriz en Baños de Rioja, Urbina en Cuzcurrita o David Moreno en Badarán brindan a todo aquel que lo desee la oportunidad de vivir el momento más emocionante de su calendario con infinitud de planes cuyo denominador común es presenciar la vendimia en primerísima línea.

Si quiere verse desde otra óptica, por ejemplo la de un pájaro, Arcoiris ofrece la posibilidad de contemplar los viñedos desde el aire a bordo de un globo aerostático. Durante el vuelo –que tiene un coste de 160 euros– por persona, se sirve a la tripulación una copa de cava riojano y, ya en tierra, se comparte la experiencia durante el almuerzo que incluye la actividad.

Siguiendo el curso natural de las cosas, cuando la uva ya ha pasado de la cepa a la barrica llega el momento de catar el resultado de la cosecha y para ello es necesario contar con los conocimientos básicos en el arte de distinguir un vino excelente de otro rutinario.

A ese respecto, este fin de semana comienza el primero de los cursos organizados por Travelrioja en Cuzcurrita del Río Tirón, que divulga la elaboración del vino paso a paso en la bodega e incluye la cata de nueve vinos (jóvenes, crianzas, reservas, grandes reservas y de autor) y otros tantos platos típicos riojanos.

Una experiencia similar proponen Bodegas Bohedal, también en Cuzcurrita, o Valenciso en Ollauri, si bien en este último caso las catas se elaboran sobre vinos de las principales denominaciones de origen del planeta.

La oferta seleccionada por La Rioja Turismo también deja hueco para la muestra del Torreón de Haro dedicada al pintor jarrero Enrique Paternina, que permanecerá abierta desde el viernes hasta el 5 de noviembre. Además, recuerda que el 3 de noviembre el Hotel Los Agustinos viste su patio para una cena-maridaje con alojamiento y desayuno ‘buffet’ incluidos a cargo de Bodegas Beronia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos