Muga adquiere el grado de dinastía al recibir el Premio a la Empresa Familiar

Muga adquiere el grado de dinastía al recibir el Premio a la Empresa Familiar

Una cátedra de la Universidad de La Rioja distingue a la bodega jarrera por su trayectoria y por mantener los valores fraternales

DANIEL ORTIZ

Creer en un proyecto y hacerlo subsistir con brillantez década tras década no tiene no es comparable a ninguna otra sensación en el mundo empresarial. Bueno, bien pensado, sí hay una recompensa superior: hacerlo en familia. Compartir con los seres queridos las vivencias, evoluciones y decisiones determinantes de un negocio implica el mayor grado de confianza y lealtad que puede alcanzar el emprendimiento.

Bien lo sabe Muga, que esta semana ha sido distinguida por la Cátedra Extraordinaria de la Empresa Familiar de la Universidad de La Rioja, que ha considerado a este clan de bodegueros como el espejo en el que todo proyecto que aúne vínculos sentimentales y empresariales debiera reflejarse. Anteayer las instalaciones de Hijo de José Martínez Somalo, en Baños de Río Tobía, por ser la empresa merecedora del Premio a la Empresa Familiar el pasado año.

El jurado del galardón –financiado por la Asociación Riojana de la Empresa familiar– ha destacado de Muga en esta edición la trayectoria seguida desde su fundación y valores propios de las empresas familiares, como «la vocación de permanencia, el compromiso con el proyecto y la sociedad riojana; el entusiasmo y el compromiso con el trabajo bien hecho, la capacidad de sacrificio, la unidad de la familia; la flexibilidad para adaptarse a los cambios, la ética en el negocio y la visión a largo plazo».

Son, estas, cualidades que no se adquieren en ninguna enseñanza reglada ni en una sesión intensiva de ‘coaching empresarial’. La inteligencia emocional y el trabajo en equipo surgen de la única convicción de que lo mejor para tu empresa es lo mejor para tu familia; su principal seguro de vida. Y así, entre cepas y toneles, Bodegas Muga ha establecido una dinastía vitivinícola merecedora de todo respeto, que ahora además se ve reconocida con este galardón.

Así lo ha entendido, al menos, el jurado del Premio a la Empresa Familiar 2017, que ha estado conformado por el presidente de la Asociación Riojana de la Empresa Familiar, Román Palacios, y los seis miembros de su junta directiva; el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja, José María Ruiz Alejos; el presidente de la Federación de Empresarios de La Rioja, Jaime García Calzada; el gerente de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja, Javier Ureña; el presidente del Club de Marketing de La Rioja, Ignacio Blanco Ledesma; y el decano del Colegio de Economistas, Ernesto Ignacio Gómez Tarragona.

Buena muestra de la relevancia de este galardón dentro del tejido social y empresarial riojano es la nómina de personalidades que asistieron a su entrega, en un acto que aglutinó a unas 150 personas, entre las que se encontraban la consejera de Desarrollo Económico e Innovación del Ejecutivo autonómico, el consejero de Hacienda y Administración Pública; la presidenta del Parlamento de La Rioja, el delegado del Gobierno en La Rioja, una representación de alcaldes de las localidades más representativas de la región y miembros destacados de la Federación de Empresarios de La Rioja.

Bodegas Muga fue fundada por Isaac Muga en 1932, contando como sede con un pequeño edificio emplazado en el casco antiguo de Haro. A finales de la década de 1960 comienzan su proyecto actual en el Barrio de la Estación de la ciudad jarrera, concentrándose en vinos criados de alta calidad.

Tres generaciones

Actualmente, Bodegas Muga se encuentra en manos de la segunda y tercera generación, fiel a la tradición y elaboración artesanal, con 300 hectáreas de viñedo propio, cuidado de las cepas de una manera especial, vendimia seleccionada a mano, fermentación y maceración de los vinos en tinos de madera, tradicional trasiega por gravedad, clarificación con clara de huevo fresco y crianza en barricas de roble.

Muga es una de las pocas bodegas europeas que cuenta hoy en día con cubería y tonelería propia, donde controlan la procedencia y calidad de la madera de roble francés y americano y siguen apostando por la elaboración artesanal.

Desde hace años apuesta por los mercados exteriores, exportando actualmente el 50% de su producción a más de 60 países (con EE UU, Reino Unido, Canadá o Alemania como principales mercados); el enoturismo, que le hace recibir anualmente en Espacio Torre Muga a 27.000 visitantes a los que ofrece desde visitas guiadas, cursos de cata, visitas al viñedo hasta vuelos en globo o paseos en segways por sus viñas.

Fundada en 1996, la Asociación Riojana de la Empresa Familiar (AREF) es una asociación sin ánimo de lucro en la que todos sus socios son presidentes, consejeros delegados o miembros del consejo de administración de las empresas de las que son propietarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos