Mateos acusa al Concejo de no reclamar un premio Emprende que incumple los plazos

Grúa que ha servido de base para la construcción del hotel de la Plaza de la Paz estos meses./R. Solano
Grúa que ha servido de base para la construcción del hotel de la Plaza de la Paz estos meses. / R. Solano

Podemos alude a una irregularidad porque las bases imponían tener la actividad, un hotel en la Plaza de la Paz, activaen el plazo de un año

E. C.

La convocatoria de los Premios Emprende Haro, una de las apuestas que formuló en primera persona la alcaldesa tras la conformación del gobierno tripartito junto a PR+ y Ganemos Haro, se ve envuelta en la polémica, año y medio después de la proclamación de los ganadores en la convocatoria del año 2016 y como entonces.

Un comunicado del círculo local de Podemos aseguraba haber confirmado, a través de la concejala que representa a la formación 'morada', Patricia Mateos, y en el seno de la comisión informativa de Economía y Hacienda, «la última gran irregularidad cometida por el tripartito».

«Nos encontramos con una irregularidad curiosa», enfatizaban en el mismo los miembros de la dirección del partido de izquierdas, ya que, al repasar las bases del certamen convocado entonces por el Consistorio, comprobaron de forma fehaciente que las bases indicaban «claramente que los proyectos presentados en tiempo y forma, y la materialización de los mismos, tienen plazo determinado».

Es, al releer los términos en que furon redactadas las normas de la convocatoria, cuando Patricia Mateos entendió que «el Hotel de la Plaza de la Paz», el que se construye sobre la base del edificio que ocupaba en planta baja el Music Pub, «ha incumplido dichas bases al tener que haber finalizado las obras en noviembre de 2017. Ya estamos a finales de mayo de 2018», remarca la comunicación remitida a los medios por Podemos, «y, por lo tanto, en la comisión oportuna se preguntó al equipo de gobierno si se iba a reclamar el premio de 1.000 euros» que se otorgó a los promotores del proyecto, aún en obra. «La respuesta fue no». A tenor de la información recavada por este medio formulada, de suyo, por la propia regidora del PSOE, Laura Rivado.

«Sopesando esta respuesta», que ha generado profundo malestar entre sus componentes, desde el 'círculo jarrero' se llega a la conclusión de que los miembros de la cúpula municipal son «aprendices de prevaricación (sic), puesto que los demás premiados han tenido que cumplir con las bases aprobadas por ellos mismos pero, a sabiendas de que una empresa no cumple con ellas, no van a reclamar el reintegro del premio abonado con el dinero público de todos los ciudadanos», concluye la concejala no adscrita.

De acuerdo con lo recogido en el acta de los premio en cuestión, se trataría en concreto de los 1.000 euros otorgados en su momento por los miembros del jurado.

«Consideramos que las meteduras de pata de este equipo de gobierno son», siempre en opinión de Podemos, «producto de su desconocimiento absoluto en lo que a política municipal se refiere o, aún peor, de que actúan y únicamente trabajan por sus propios intereses economicos y electoralistas».

Cuando se concedieron los premios de 2016 (en la actualidad ya se ha convocado los de 2018), la empresa Factucoop, sociedad a la que el teniente de alcalde Javier Redondo aseguraba estar vinculado como «socio apoderado» en su perfil de Linkedin, ya justificó a través del portal «jarreros.com» su renuncia al premio Emprende Haro que le había sido concedido en la categoría reservada a «ideas aún no implantadas pero en avanzado estado de desarrollo» y, consecuentemente, a los 1.000 euros con que había sido dotado en la convocatoria del Ayuntamiento de Haro.

La firma sostenía que el jurado, cuyo fallo dijo respetar «al máximo», consideró que la propuesta de Factucoop «no estaba suficientemente bien expuesta, no era viable el proyecto o simplemente no encajaba del todo con el propósito del premio», sin compartirlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos