Intentan estafar 1.480 euros a una anciana de Haro simulando la detención de su nieto

Vista exterior de la oficina de Correos en la que pidieron a la víctima que enviara el dinero./
Vista exterior de la oficina de Correos en la que pidieron a la víctima que enviara el dinero.

Recibió una llamada en la que se le instaba a transferir esa suma con urgencia desde Correos para proceder a la liberación de su familiar

DANIEL ORTIZ

El pasado miércoles, una anciana de 87 años de Haro pasó de la ilusión a la angustia en cuestión de una hora. Es el tiempo transcurrido entre las dos llamadas que recibió en su teléfono. En la primera de ellas, uno de sus nietos (o eso creía) volvía a ponerse en contacto con ella para interesarse por su estado de salud y avanzarle una futura visita, ya que vive lejos de la capital jarrera. En la segunda, en cambio, las noticias eran bien distintas: la Policía le había arrestado y no sería liberado a menos que la abuela ingresara de inmediato 1.480 euros. Por fortuna, la octogenaria no llegó a realizar esa transferencia que habría consumado una estafa que ya ha sido denunciada ante la Guardia Civil en Haro.

«Se dio la circunstancia de que mi madre tiene precisamente un nieto que vive fuera y que hace mucho que no viene», explica a EL CORREO la hija de la víctima, que todavía se congratula de que todo haya quedado en un susto. Pero qué susto. «Con la primera llamada la engatusaron y en la segunda le pasaron con una mujer que con mucha serenidad le explicó que para que liberasen a su nieto tenía que ir a Correos y enviar urgentemente 1.480 euros a una dirección que le dieron», añade.

Esta familiar relata cómo «en el mismo momento en el que colgó el teléfono, mi madre se marchó al banco a sacar el dinero y, como en Haro nos conocemos todos, un empleado de la oficina la notó preocupada y le preguntó qué pasaba». Fue ahí donde se encendió la primera alarma que, a la postre, impidió la consumación de la estafa.

«Este hombre le sugirió que pudiera tratarse de un engaño y, como mi madre había intentado localizarme sin éxito, me llamó y me contó lo que ocurría», explica la hija de la octogenaria. Por aquel entonces, la anciana ya se había personado en la oficina de Correos, donde una trabajadora también aportó su granito de arena para que la víctima desistiera de enviar el giro postal.

Destino México

«En Correos también la notaron agitada y eso, junto a lo que le habían dicho en el banco, hizo que mi madre optase finalmente por marcharse a casa sin realizar el ingreso», explica la descendiente de esta mujer, que sería la encargada de atender la tercera llamada de los estafadores al domicilio: «Me hice pasar por mi madre y simulé que no me acordaba de adónde había que enviar el dinero para ver si me volvían a dar los datos; resulta que querían que el dinero lo enviara a Guadalajara, en México».

Ya en dependencias de la Guardia Civil, pusieron estos datos en conocimiento de los agentes, si bien estos les transmitieron que es francamente complicado dar con los autores del delito, al tratarse de una jurisdicción diferente a la española y haber usado un número de teléfono del que, a buen seguro, se desharán antes de volver a intentarlo con otros objetivos.

Los familiares de la víctima de la estafa frustrada atribuyen a la casualidad que los timadores se hicieran pasar por un nieto que reside lejos de Haro y que hace tiempo que no vuelve a Rioja Alta. «Es relativamente sencillo que una persona mayor tenga un descendiente que no vive en su misma ciudad y, en el caso de mi madre, la confusión le llevó a ser ella la que, sin saberlo, estaba aportando datos de su nieto a los timadores».

Los delincuentes, eso sí, habían realizado las gestiones oportunas para que la presencia de la anciana en la estafeta para enviar esa cantidad de dinero no resultase extraña a los empleados de Correos. «Hablé con el director de la oficina y me dijo que alguien había llamado con antelación advirtiendo que pasaría por allí una señora para realizar un ingreso», señala la hija de la víctima, para la que todo ha quedado finalmente en un susto.

En cuanto a sus sensaciones, son contrapuestas. «Por un lado está contenta porque a su nieto no le ha pasado nada, pero al mismo tiempo se muestra preocupada por haber sido víctima de un intento de estafa».

Fotos

Vídeos