La identificación mediante ADN actualiza la norma jarrera sobre tenencia de perros

Un joven juega sobre la nieve acompañado de su can durante el pasado fin de semana./R. Solano
Un joven juega sobre la nieve acompañado de su can durante el pasado fin de semana. / R. Solano

A partir del 1 de julio los propietarios de canes deberán inscribir a sus mascotas en el censo municipal con el patrón genético de su animal

ROBERTO RIVERA

La cúpula del Ayuntamiento de Haro acepta la necesidad de ajustar la ordenanza local a la normativa autonómica que regula el censo canino y aprovecha ese proceso administrativo para «dar un paso más», a la hora de requerir de los afectados más datos de los enumerados por la Administración regional, incluyendo en ese listado los que se basan en el perfil genético de ADN para «completar y mejorar la identificación de los perros», garantizando de esa manera «una mayor protección» de los animales.

En síntesis, ése es el planteamiento de base que animó al gobierno tripartito a tramitar la tercera modificación de la Ordenanza Municipal de Tenencia de Perros durante el último pleno, aprovechando para ello «los avances técnicos conseguidos en los últimos años en el sector de la genética veterinaria» que han posibilitado, defendía la propuesta formulada por el titular de Servicios, José María Sáez, «que España sea el primer país donde se hayan aprobado los protocolos técnicos que consiguen una total fiabilidad y a la vez logra que los costes de este servicio sean tan reducidos que hacen económicamente viable este sistema de identificación».

La incorporación de este avance, viene a defender el acuerdo aprobado con el respaldo del principal partido de la oposición, pretende dar solución a los problemas de «abandono de animales» que comienzan a advertirse en la ciudad jarrera. Pero también al profundo malestar, cada vez más patente, que muestran muchos vecinos «por la no recogida de excrementos en la vía pública», origen de «complicaciones higiénico sanitarias» que el Concejo asume de su exclusiva responsabilidad.

El documento que obtuvo el respaldo inicial de la sala y se somete, consecuentemente, a exposición pública para que puedan presentarse alegaciones y sugerencias, respeta por lógica e imperativo legal las obligaciones recogidas en el Reglamento Regulador de la Identificación de los Animales de Compañía (perros, gatos y hurones) de La Rioja. Pero crea además un censo canino municipal que se utilizará «para recordar» a sus propietarios «las obligaciones de carácter sanitario» que deben cumplir para acreditar que se ha prestado al animal el tratamiento preventivo que se les exige con carácter bienal, como la vacuna antirrábica.

Y para ello deberán aportar datos específicos como la fecha y número de inscripción, así como la especie, raza, sexo, tamaño y color del animal, año de nacimiento y domicilio habitual del mismo, y sobre todo el código de identificación RIAC de la Comunidad y de referencia base de datos genéticos. Es decir, el patrón de ADN de cada uno de los canes que aparezcan en el censo.

Todo ello, de forma inexcusable, para aquellos ejemplares que hayan cumplido los tres meses y dejando claro que el procedimiento analítico y de muestreo para la confección de la base de datos genética será llevado a cabo en el Negociado de Medio Ambiente.

Conforme a todo ello, y una vez ratificadas las normas que han de cumplirse en espacios públicos y privados, en caso de mordedura, y cuando se trate de especies potencialmente peligrosas, la ordenanza local contempla, en este primer borrador, la imposición de sanciones de carácter económico que van desde los 50 euros establecidos para las infracciones de carácter leve hasta los 300 que podrían ser impuestos en el caso de considerarse muy graves.

Como quiera que la principal novedad del documento se centra en la obligación que tendrán los propietarios de renovar la inscripción de su can con el patrón de ADN, una vez se ratifique de forma definitiva, el último apunte que presenta interés informativo es el que marca la fecha en la que podría entrar en vigor esta nueva normativa. Se prevé a partir del 1 de julio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos