Haro exige mejoras en el protocolo ante las nevadas tras el caso AP-68

La autopista tardó en quedar despejada./R. Solano
La autopista tardó en quedar despejada. / R. Solano

La alcaldesa reclama una reunión de la dirección de SOS Rioja «lo antes posible» y el derecho de la Administración jarrera a plantear sus iniciativas

ROBERTO RIVERA

El Ayuntamiento de Haro trata de hacerse un hueco en el debate regional sobre la gestión del bloqueo que sufrió el pasado sábado una de las dos direcciones de la autopista AP-68, tras el cruce de un camión que hizo la ‘tijera’ a la altura de Las Conchas y bajo la intensa nevada que acabó encerrando, en algunos casos durante cerca de diez horas, a centenares de vehículos.

Lo hace enarbolando las actuaciones que llevó a cabo para garantizar el tránsito en el casco urbano de la ciudad, mediante la puesta en marcha del plan de viabilidad en la noche del viernes y su prolongación hasta bien entrada la madrugada del domingo. Y confirmando que, dada la gravedad de los hechos, se reforzó el turno policial en esa banda horaria con la prórroga del turno de tarde del sábado, compuesto por tres agentes, desde la diez de la noche hasta la una y media de la madrugada dominical para poder atender a los afectados en el tramo jarrero de la vía rápida.

Pero sobre todo en clave reivindicativa porque, desde la Alcaldía de la capital riojalteña, la socialista Laura Rivado ya ha solicitado de Conrado Escobar, consejero de Políticas Sociales y Justicia, una reunión en la que abordar, junto con la dirección de SOS Rioja, todo lo sucedido el día de Reyes.

Exige además que se convoque «lo antes posible» para «analizar los protocolos de actuación» que se siguen hasta la fecha en caso de nevadas» y defiende, al mismo tiempo, el derecho de la Administración local a presentar sus ideas, de manera «que sean tenidas en cuenta» y permitan «mejorar» todas las estrategias de intervención que se apliquen en situaciones similares.

«Es momento de hacer todo lo posible para que esto no vuelva a ocurrir», enfatizó la regidora durante la rueda de prensa que ofreció ayer junto a los ediles regionalistas Leopoldo García y José María Sáez. «A veces es muy difícil luchar contra las circunstancias meteorológicas», aceptó a renglón seguido. «Pero no es de recibo que en una vía de pago, con una nevada anunciada y en plena ‘operación retorno’ tras las Navidades, decenas de personas pasaran más de diez horas tiradas en la AP-68», criticó abiertamente.

Que su intervención ante los medios se produjese tres días después del suceso, eclipsado a nivel nacional por el caos que reinó en la autopista AP-6, más concretamente entre las provincias de Ávila y Segovia, fue justificado por el interés del equipo de gobierno en «contar con todos los detalles» sobre lo acontecido esa noche «antes de comparecer públicamente».

Se esperó, apuntaba la comunicación del Concejo, al informe requerido de la Jefatura Local de Policía «para que dieran cuenta de las acciones pertinentes que se derivaron del temporal del pasado fin de semana». Y se contó, además, con el listado de intervenciones llevadas a cabo por la empresa concesionaria del servicio de limpieza viaria, Valoriza.

Actuaciones en la ciudad

Fue así como se detalló, en el preámbulo de la rueda de prensa que acabó centrándose en las críticas de la cúpula del tripartito hacia el Ejecutivo regional, los pasos desde la Concejalía de Servicios para dar respuesta a la problemática situación que ya parecía aventurarse de víspera y que apenas tuvo, sin embargo, incidencia en el casco urbano de la localidad.

José María Sáez, titular del área de Limpieza y Personal, recordó de partida que el Plan de Vialidad Invernal «se mantiene activo desde el pasado mes de diciembre» y matizó a continuación que «las actuaciones que se derivan del mismo se enmarcan dentro de las competencias locales», por lo que sólo se llevan a cabo dentro del término de Haro.

Así fue cómo su departamento se puso «a trabajar junto con Valoriza para que las condiciones meteorológicas afectaran lo menos posible» a la circulación de vehículos y peatones por el callejero «tras recibir los primeros avisos que advertían de la presencia de nieve».

«Ya desde el viernes por la noche se esparció sal en algunas vías de la ciudad», apuntó Sáez Morón. Aunque estas labores, de carácter eminentemente preventivo, acabaron intensificándose el sábado, «en cuanto la nieve hizo acto de presencia. Cuando un manto blanco cubría la ciudad, se volvió a reincidir en esta tarea para que el domingo por la mañana se pudiera limpiar con mayor facilidad».

El parte del fin de semana refrenda el clima de ‘relativa normalidad’ que se respiró en el municipio riojalteño, gracias a las medidas llevadas a cabo y a la cautela de los vecinos que apenas decidieron moverse por las calles ante la copiosa nevada que cayó en sólo unas horas.

La suspensión de la romería del Paso de la Hoja a Bilibio fue, de suyo, la única nota negativa de una jornada que tuvo, para los más pequeños, mayor aliciente festivo. Muchos de ellos se acercaron el domingo a parques y laderas como la del Alto de Santo Domingo para jugar con la nieve que cubría Haro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos