Haro activa el campeonato de mus que conducirá al Máster de España

Haro activa el campeonato de mus que conducirá al Máster de España

El Mazo asiste a la puesta de largo del torneo con la disputa de las primeras partidas y el cruce, un año después, de envitesy órdagos sin descanso

EL CORREO

«El campeonato sigue creciendo de forma sostenida, tanto en número de parejas como en importancia de la competición, que éste año cuenta con el sello del Máster Nacional de Mus, y eso no hace sino poner de manifiesto la gran aceptación que tiene a pesar de ser ésta la cuarta edición que se disputa. No se puede pedir, de momento, nada más», destacaba enormemente satisfecho Luis Salazar mientras esperaba en su establecimiento la llegada de los veintiséis equipos que se ha inscrito este año en el torneo El Mazo-EL CORREO y se enfrentarán entre sí, desde ayer mismo hasta el cierre del mes de marzo, finalmente.

De forma ininterrumpida, de lunes a jueves, a partir de las ocho de la tarde, y hasta que se complete el cuadro de partidas que prevé el desarrollo de la competición, programada por el sistema de liguilla a una sola vuelta. Y pactada en las bases que resolverán todas aquellas dudas que puedan surgir en cada momento, a tres manos de tres juegos y veinticinco pitas cada una. A cuatro reyes y sin señas. Tal y como marca la Federación Nacional de Mus y se juega en la práctica totalidad de las mesas de la localidad jarrera que celebra, por otra parte, la puesta de largo del campeonato con más solera de la Comunidad riojana, por cuanto prolonga en el tiempo el que se celebró durante décadas en el Bar La Pista y sólo se suspendió tras la jubilación de su gran valedor, Félix Castrillo.

Antes de empezar a barajar en los diez tapetes preparados para la disputa de la manga inicial de la primera jornada, que se completará esta tarde con la disputa de la otra mitad, puesta en común del calendario que se seguirá a lo largo de las próximas semanas, resolución de las cuestiones que plantearon los jugadores a la organización y confirmación, al mismo tiempo, de que en esta ocasión la pareja que se cale la ‘txapela’ de campeones en dos meseses y medio, obtendrá pasaporte directo para el Máster Nacional de Mus que se celebrará este año en la ciudad de Córdoba, en el corazón de Andalucía.

Constituye el principal aliciente de esta edición en la que todos volvieron a mirar de reojo a la pareja formada por Luis Miguel y José Ángel que se considera, por sobradas razones, la firme candidata al título en un torneo que parece hecho a su imagen y semejanza. No en vano, sus nombres aparecen en lo más alto de la clasificación final de las tres ediciones que se han jugado.

Nadie discutió entonces su clara superioridad. Todos quieren demostrar que han adquirido, sin embargo, mayor habilidad en el manejo de las cartas para acabar con una hegemonía insultante. «Que ganasen la primera convocatoria podía responder a muchas circunstancias. Su compenetración, su regularidad, su capacidad de cálculo y juego, la suerte... Que lo hiciesen además en las dos siguientes y con tanta solvencia deja claro que, por encima de cualquier componente de fortuna, que también influye en algunas partidas, son dos jugadores que se conocen a la perfección y se han mostrado por encima del resto», reconocía el propio Salazar que también se ha visto superado como jugador en los cruces con los campeones. «Eso sí. Éste es un nuevo campeonato y puede pasar de todo, aunque parece evidente que son los favoritos a la victoria, un año más», asumía en cualquier caso el máximo responsable de la convocatoria.

A la pareja que ha marcado el ritmo de esta cita hasta el momento se suman otras veinticinco más. Son las formadas, en concreto, por Lalo y Álvaro, Pistón y Antonio, Chema y Viribay, Toño y Guardamino, Mendoza y Dani, Ramón y Rafa, Mario y Antolo, Juan y Justo, Jon y Emilio, Luis Meléndez y Luis Salazar, Gerardo y José Luis, Luis Mari y Pedro, Germán y Jacob, Júper y José Félix, Olarte y Sancho, Óscar y Guillermo, Óscar y Paco, Manolo y Jesús, Tasio y Nieva, Toño y Bermúdez, Roberto y Julián, José María e Iván, Pollo y Viri, Roberto y Juan, y Jesús María y Sergio, según aparece en el cuadrante donde se irán sumando los puntos que vayan consiguiendo cada una de ellas.

El reglamento deja claro que, salvo acuerdo entre las partes, los enfrentamientos comenzarán a la hora señalada y tras concederse un cuarto de hora de cortesía, en el peor de los casos, aunque se acepta la posibilidad de aplazar la partida, siempre y cuando esté más que justificado, comunicándolo previamente al comité y fijando una nueva fecha.

Salvo en las cinco últimas jornadas. En ese periodo «no se podrán adelantar ni atrasar las partidas, y sólo se permitirá por causa mayo», quedando en manos de la organización la capacidad de marcar el día para su disputa, concediendo preferentemente licencia para anticipar el juego.

Serán los propios jugadores los que deberán entregar las actas de la partida, después de recoger las cartas, el tapete y las pitas. Y, en caso de abandono de alguno de los equipos, se anularán todos los puntos que haya ganado o perdido hasta ese momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos