La Guardia Civil detiene en Haro a uno de los atracadores más buscados del país

El asaltante detenido esta pasada semana en Haro sale de la sucursal bancaria de Pradejón con una bolsa cargada de dinero. /M. I.
El asaltante detenido esta pasada semana en Haro sale de la sucursal bancaria de Pradejón con una bolsa cargada de dinero. / M. I.

Llevaba en paradero desconocido desde hace once meses, cuando perpetró un asalto a punta de pistola en un banco de Pradejón

Daniel Ortiz
DANIEL ORTIZ

El cine negro lleva décadas enseñándonos que cuando uno traspasa las líneas marcadas por la Ley es cuestión de tiempo que la Justicia termine por echarle el lazo. Y once meses es lo que ha durado la huida de uno de esos delincuentes prioritarios para las fuerzas del orden, que ha concluido en Haro su huida tras ser detenido por la Guardia Civil.

Se trata de un hombre de 57 años, de nacionalidad española y residente en un municipio de Navarra, a quien el instituto armado conocía bastante bien porque el propio detenido se había empeñado en ello. En su ‘currículum’ aparece «un extenso historial delictivo por ilícitos contra el patrimonio», especificaba ayer el Instituto Armado, que llevaba siguiéndole los pasos desde el 23 de marzo del año pasado.

Fue en ese día cuando, a primera hora de la mañana, el detenido y un compañero –caracterizados con pelucas y bigotes para evitar ser identificados– accedieron armados con una escopeta y un revólver al interior de una sucursal bancaria de Pradejón, en La Rioja Baja.

Tras bloquear la salida, los atracadores amenazaron a una empleada de la entidad y encañonaron a los clientes que se encontraban realizando trámites en ella para hacerse con 113.675 euros en cuestión de minutos. Con su botín a buen recaudo, los asaltantes abandonaron el lugar del suceso a bordo de un turismo.

Fue ahí cuando se iniciaron las pesquisas policiales que acabaron la pasada semana con la detención de uno de estos asaltantes.

Llegados a este punto, se preguntarán qué fue del otro. Pues su compañero de tropelías copó ríos de tinta el pasado 31 de octubre, cuando las fuerzas del orden frustraron un intento de atraco a una sucursal bancaria de Cangas de Onís (Asturias).

Cuando quiso salir al exterior del banco, se dio cuenta de que estaba rodeado por varios agentes armados, con los que intercambió varios disparos –llegando a herir a un guardia civil– antes de quitarse la vida con un tiro en la sien.

El rastro del delito

Regresando a la investigación policial para identificar a los dos atracadores de la sucursal de Pradejón, los agentes de la Guardia Civil reunieron todas las pruebas e informaciones recabadas sobre el terreno para someterlas a un estudio que se prolongó durante varios meses.

Para tomar consciencia del complejo proceso para identificar a dos individuos de los que tan sólo se disponían las imágenes registradas por las cámaras de seguridad de la oficina bancaria –que además estaban ‘contaminadas’ al aparecer disfrazados sus protagonistas–, los agentes han llegado a cotejar durante la investigación datos y perfiles de 47 personas y veinticinco vehículos de similares características al empleado por los asaltantes para emprender la huida tras el robo.

El proceso de criba efectuado sobre esas pesquisas permitió determinar la identidad de los autores del atraco y no fue precisamente sorprendente el resultado para los guardias, ya que se trataba de dos varones de avanzada edad con un extenso historial delictivo por hechos ilícitos contra el patrimonio.

En su historial también se daba cuenta de que los dos individuos no dudaban en emplear la violencia y usar armas de fuego para salir airosos en los numerosos asaltos a entidades bancarias que habían perpetrado a lo largo y ancho del territorio nacional.

Durante estos últimos once meses los investigadores siguieron el rastro del único atracador superviviente por diferentes municipios de Madrid, Navarra y Burgos. La pasada semana le echaron el lazo por sorpresa cuando se encontraba en el casco urbano de Haro y, después de interrogarlo en dependencias del Equipo de Delitos Contra el Patrimonio, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número dos de Logroño, que ha decretado su ingreso en prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos