García acepta recuperar el formato inicial de la ‘zona azul’ en Avenida de La Rioja de Haro

García, flanqueado por representantes de la plataforma y ACCIRA, durante la rueda de prensa./R. SOLANO
García, flanqueado por representantes de la plataforma y ACCIRA, durante la rueda de prensa. / R. SOLANO

El concejal da marcha atrás, reconoce que «la respuesta de los vecinos es muy clara» y avanza la posibilidad de ampliar las aceras

ROBERTO RIVERA

El Ayuntamiento de Haro vira en redondo, superado por la presión del vecindario, y decide recuperar el formato original de la ‘zona azul’ en Avenida de La Rioja, diez meses después de su polémica remodelación, ampliamente protestada a lo largo de todo este tiempo. Las plazas que hoy ocupan los vehículos, de no más de cinco metros de longitud en ningún caso, en batería y con maniobra de marcha atrás, volverán a ordenarse en línea.

«La respuesta de los vecinos es muy clara», aceptaba Leopoldo García en la rueda de prensa que ofreció junto a los portavoces de la plataforma que reclamaba esta otra marcha atrás, «y vamos a atenderla». Habrá que esperar, no obstante, algunos meses para asistir a la reversión efectiva de aquella medida.

El teniente de alcalde, y firme defensor del cambio que será finalmente anulado, asegura haber alcanzado algunos de los objetivos que se perseguían para atajar situaciones y problemas no compartidos por sus interlocutores, al no advertirlos en la avenida, defendieron sus compañeros de mesa. Y está decidido a «no renunciar» a ellos, por lo que avanzó la probable reforma urbanística de la arteria, de forma que se evite, destacaba en su intervención, el exceso de velocidad y las paradas en doble fila.

«Las actuaciones que se lleven a cabo en el futuro se plantearán en ese sentido». Una de ellas podría ser «la reducción del espacio de rodado mediante la ampliación del ancho de las aceras», desvelaron Miguel Nazara, Carmen Ríos y Adelaida Alútiz, representantes de vecinos y comerciantes en el encuentro que mantuvieron, previamente, las dos delegaciones. La solución definitiva, advirtió en todo caso el concejal regionalista, queda en manos de los técnicos que «están trabajando ya en la definición de las alternativas».

He ahí el motivo por el que se anuncia un plazo mínimo de diseño, contratación y ejecución de obras que retrasará, por lógica, la vuelta de los estacionamientos al estado en que se encontraban. Fundamentalmente en la margen derecha.

Se trata de una premisa que fue aceptada de grado por los portavoces de la plataforma, al entender, dejó claro Miguel Nazara, que «no tendría sentido repintar ahora las plazas para ponerlas en línea y volver después a levantar la calle para ampliar las aceras y pintarlas algo más allá». Con matices. Éste dejó entrever que durante la reunión se había hablado del primer trimestre del 2018 como plazo para la realización de los trabajos. Leopoldo García, por el contrario, amplió ese margen a todo el año 2018, sin definir periodos más concretos.

«Lo antes posible», pactaron ante los medios uno y otro, aún dejando claro el primero que «ésto (la realización de obras para el anchado de las áreas peatonales) no es lo que se pedía. Nosotros lo que solicitábamos del Ayuntamiento es que la ‘zona azul’ se quedase como estaba». «Es un gasto innecesario. Sólo reclamábamos que se repusiesen las rayas en su sitio. Pero dicen que hay presupuesto y que lo quieren llevar a cabo», explicó en la rueda Carmen Ríos.

Hasta qué punto repercutía ayer este condicionante en el ánimo de los vecinos pareció interpretarse en las palabras de Nazara que optó por la cautela, a la espera de ver «cómo se desarrollan los acontecimientos. Estamos satisfechos», matizó en concreto, «porque hemos sido recibidos por el concejal, que ya era hora, después de casi un año de espera. Y ahora lo que esperamos es que se concreten las promesas que se han realizado» porque, según reconocía, el planteamiento expuesto por el Consistorio riojalteño atiende las reinvidicaciones de los 900 vecinos, usuarios y comerciantes que respaldaron el escrito conjunto presentado allá en el mes de septiembre, después del que se registró con más de 300 y no obtuvo respuesta a principios de año.

En fase de definición técnica

El personal de la Unidad de Obras, garantizó García, ya sabe cuáles son las directrices que han de seguir para hacerlo. «Hemos hablado con los técnicos municipales para que los aparcamientos puedan volver a su posición original, pero para ello queremos informes que lo avalen» y garanticen, insistió, que se sigue cumpliendo con los objetivos que se marcó en su momento el equipo de gobierno.

Tal es el giro que se introduce en la gestión pública de este asunto que el propio edil del PR trasladó a sus interlocutores su intención de presentarles la solución ideada en ese departamento «para que puedan opinar y realizar sus aportaciones» a la propuesta. Lo dijo después de asegurar que el cambio introducido en febrero, desoyendo en su momento la concentración celebrada el 31 de enero y el escrito que presentaron los afectados días antes, «no fue un capricho. Y tenemos datos que lo avalan».

Hacía referencia, en concreto, al aumento que, según detallaba en nota de prensa, se ha registrado en el número de las rotaciones controladas a través de las máquinas expededoras de los tiques de la ‘zona ESRO’. De acuerdo con las estadísticas presentadas por el teniente de alcalde, entre febrero y noviembre de 2016 se retiraron 71.676, de ellos 13.413 amparados en la concesión de quince minutos de estacionamieto gratuitos y unos 58.000 sujetos a pago.

Durante ese mismo periodo del ejercicio en curso, han pasado a ser 85.847, asegurando que «56.000 han sido de pago y cerca de 30.000 gratuitos, más del doble que el año anterior, por lo que hemos conseguido más estacionamientos en esta importante arteria de la ciudad» con un aumento «exponencial», destacaba, del bono gratuito.

Que ahora encare la vuelta al punto de partida inicial demuestra, por todo ello, que «este ejecutivo es sensible a las demandas de los hosteleros, comerciantes y particulares de la zona. Y entre todos vamos a buscar la mejor solución posible». En esos términos se expresó antes de informar que la cúpula municipal estudiaba la aplicación de esta misma solución a otras zonas de la localidad jarrera donde se advirtiesen los mismo problemas y necesidades.

Al planteársele si en ese listado figuraba la Calle Donantes de Sangre, donde los vehículos invaden de forma palpable las aceras, dificultando el paso de los transeúntes al cambiar el estacionamiento en línea por la modalidad de batería, Leopoldo García confirmó que ésa es una vía donde no se pretende actuar de forma «inminente».

Nada de ello impidió a Nazara plantear, en cualquier caso, que «si los vecinos de esa calle solicitan del Ayuntamiento que se cambien los estacionamientos, se les apoyará». Entiende, a fin de cuentas, que «hay que estar al lado de los ciudadanos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos