Fallece Olarte, agustino recoleto y custodio de la Biblioteca de Yuso

Fallece Olarte, agustino recoleto y custodio de la Biblioteca de Yuso

Natural de Treviana, el religioso riojano fue uno de los impulsores de la proclamación de San Millán como Patrimonio de la Humanidad

AGENCIAS

Juan Bautista Olarte, el monje agustino recoleto riojano que durante décadas fue el ‘custodio’ de la Biblioteca del Monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla, y estrechamente relacionado con la ciudad jarrera a través de la Cofradía de San Felices, falleció durante la mañana de ayer en un hospital del Salamanca.

Olarte, natural de la localidad riojalteña de Treviana, residía desde hace pocos años en la ciudad castellana, más concretamente en un centro de su orden religiosa, donde era atendido de los problemas de salud que sufría.

Antes de ser trasladado a Salamanca, el custodio desarrolló su trabajo como historiador en Yuso, donde está considerado como uno de los grandes impulsores del auge cultural y turístico de este monasterio, Patrimonio de la Humanidad.

Así lo explicó a la agencia Efe el prior de Yuso, Pedro Merino, quien explicó que, tras sufrir un empeoramiento en su estado de salud, Olarte llevaba unos días ingresado en un centro hospitalario de la capital salmantina, donde falleció finalmente.

Está previsto que el monje riojano sea enterrado en el panteón que su orden tiene en esta misma ciudad y que se realice un oficio en su memoria a lo largo de los próximos días en San Millán de la Cogolla.

Juan Bautista Olarte tenía 77 años de edad. Tras empezar sus estudios en San Millán, ingresó en la orden de los agustinos recoletos a los doce años para cursar posteriormente estudios de Teología, Filosofía e Historia.

Catalogó alrededor de 13.000 documentos de la biblioteca medieval de Yuso y realizó diferentes descubrimientos en ellos. Uno de los últimos fue un documento con detalles sobre la vida de Gonzalo de Berceo, que también fue un monje de San Millán, además de una obra inédita de Jovellanos.

El prior del Monasterio recordó que Olarte «dio lo mejor de su vida a los estudios sobre San Millán y sus documentos» y, «sin lugar a dudas, es quien mejor llegó a conocer su biblioteca».

«Lo que es hoy San Millán y sus monasterios se debe en buena parte al trabajo que durante muchos años hicieron algunos monjes, como Joaquín Peña. Pero ellos lo hacían con mucha menos preparación que el padre Olarte, que primero se formó y luego desarrolló una gran carrera como historiador aquí», subrayó Merino.

Olarte, que también fue prior de Yuso, vivió de lleno la época en la que los monasterios de San Millán fueron declarados Patrimonio de la Humanidad, en 1997, ya que apoyó la candidatura con numerosos estudios y publicaciones.

Y posteriormente, durante varios años, fue el encargado de ordenar los recorridos turísticos que, en la actualidad, miles de personas realizan todos los años por el monasterio de Yuso

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos