La desesperada búsqueda de empleo de un almeriense en Haro se convierte en viral

La desesperada búsqueda de empleo de un almeriense en Haro se convierte en viral

Se quedó sin recursos al término de la vendimia y pidió ayuda para repartir ‘currículums’, sin saber que acabarían llegandoa miles de personas

DANIEL ORTIZ

A menudo hay quien describe –y en la mayoría de ocasiones no le falta razón– las redes sociales como algo parecido a un nido de víboras. La falta de contacto físico con el interlocutor y, con relativa frecuencia, el anonimato facilitan que nuestros más bajos instintos y la bilis circulen en riada por estos grandes canales en los que un simple mensaje puede difundirse en cadena hasta el infinito.

Pero no será aquí donde disparemos al mensajero, pues esa misma capacidad de propagación sirve a veces para que la mala uva quede a un lado y sean los mensajes positivos los que persigan un efecto viral en la red de redes.

Eso es lo que ha conseguido Pedro Díaz Terrazas, que este domingo quedaba impactado por el encuentro de una persona en apuros y decidía recurrir a las redes sociales para arrimar el hombro. Esa persona, en cuestión, se le acercó el domingo mientras paseaba junto a un amigo y sus hijos por Haro para contarle que había llegado a La Rioja desde Almería semanas atrás para trabajar en la vendimia.

Pedro describe a su interlocutor, de nombre Alfredo, como «un hombre muy educado, cabal, incluso con formación», pero al que «la vida no le ha puesto las cosas sencillas». Alfredo le contó que hasta ese momento había enviado a su familia (mujer e hijos) todo el dinero que había logrado reunir durante la campaña agrícola, pero que la hucha se había vaciado y ya no tenía recursos suficientes ni para llamar y contarles que todo iba bien.«Lleva todo el día repartiendo currículums por todo Haro y sin saldo en su tarjeta telefónica prepago», relata Pedro en el mensaje que decidió subir a su perfil de Facebook esa misma noche con el único propósito de hacerle más llevadero el reparto de currículos.

Lo que quizás no sabía es que ese mensaje sería compartido en menos de veinticuatro horas por más de doscientos usuarios, logrando así que el reclamo de Alfredo llegase a mucha más gente de la que el trabajador almeriense podría alcanzar por sus propios medios.«Cuando te ves en algo así, siempre se generan muchas dudas e interrogantes, pero la forma en que nos ha hablado y la desesperación que reflejaba su mirada, me ha hecho creer que estaba siendo sincero en todo lo que nos decía», señala Pedro en su muro de Facebook, al tiempo que apunta que «no sé quién es, y quizás nunca más volvamos a vernos, pero ojalá encuentre la manera de salir de su desesperada situación que, por desgracia, es bastante más común de lo que creemos en nuestro país».

Para los interesados en brindarle esa oportunidad a Alfredo, deben saber que pueden contactarle a través del número de teléfono que ha facilitado desde su Facebook y que cuenta con dieciséis años de experiencia profesional como operario industrial y ocho como carretillero, además de haber trabajado en el campo de la hostelería. Cuenta con permiso de conducir B1, coche propio, carné de carretillero y su disponibilidad es «total e inmediata».

Fotos

Vídeos