El Consejo Agrario de Haro proclamará a Montse Íñiguez Premio San Isidro 2018

Montse Íñiguez, en la sala de reuniones del edificio de la antigua bodega de la Estación Enológica, de la que fue directora./ R. SOLANO
Montse Íñiguez, en la sala de reuniones del edificio de la antigua bodega de la Estación Enológica, de la que fue directora. / R. SOLANO

El órgano consultivo solicita del Consistorio una réplica del jarro dela ciudad que entregaráa la que fue directora de la Enológica once años

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

Montserrat Íñiguez. Durante once años directora de la Estación Enológica de Haro, centro de investigación, desarrollo y control vitivinícola al que se incorporó en 1976. Ésa es la identidad de la persona que será proclamada este año Premio San Isidro el próximo 15 de mayo, a instancias de los miembros del Consejo Sectorial Agrario de la localidad que trasladaron su decisión al Consistorio jarrero y verán, consecuentemente, atendida su propuesta en la comisión de Cultura anunciada para mañana, miércoles.

De acuerdo con los términos en los que se ha manifestado el órgano consultivo, y que han sido elevados a la propia Administración local después del encuentro mantenido por sus miembros el pasado 25 de abril, se reconoce con esta decisión «su trayectoria vital, indisolublemente unida al medio agrario y mundo del vino en particular», pudo saber este medio.

Efectivamente, la figura pública de Montse Íñiguez no podría entenderse fuera del complejo en el que ha trabajado durante más de cuarenta años y en el que puso fin a su etapa profesional y laboral el curso pasado, por jubilación. Lo hizo, curiosamente, el mismo año en el que la Enológica celebraba sus primeros 125 años de actividad.

Se incorporó, según explicaba entonces en estas mismas páginas, cuando en la plantilla de la estación riojana había siete técnicos, cuatro analistas y cuatro administrativos, además de una señora de la limpieza y un ayudante en diferentes tareas. Y desde entonces tuvo la oportunidad de trabajar con grandes personalidades del sector como Ángel Jaime y Baró, María Victoria Francés, Gabriel Chinchetru, Tomás López, Pedro Benito, Manuel Ruiz Hernández o Tomás García.

Durante su etapa como máxima responsable del departamento regional hizo frente a uno de los periodos de mayor actividad, ya que en sus laboratorios se pasó de analizar 14.000 muestras en 2005 a supervisar más de 26.000 durante los últimos ejercicios. Y se produjeron saltos cualitativos de enorme trascendencia, alguno de ellos considerados vitales para el futuro de la Enológica como la incorporación de la Resonancia Magnética Nuclear (RMN) que se encarga de la identificación de uvas y vinos a través de su 'huella digital', un proceso de control que se sitúa en la vanguardia del país. Hasta tal punto que en estos momentos se trabaja en la elaboración de la base de datos para su banco de identidades, fundamental para este nuevo procedimiento de certificación de origen.

Tras valorar los méritos que concurren en la figura de la enóloga jarrera y justifican su próxima proclamación como Premio San Isidro con el aval del sector agropecuario con el que ha estado tan directamente relacionada, el consejo sectorial ha solicitado del Ayuntamiento de Haro la concesión de la réplica del jarro de la ciudad, emblema que considera una de sus máximas distinciones, confirmaron diversas fuentes a este periódico.

De obtener el refrendo de la comisión de Cultura, y a continuación de los órganos ejecutivos de la Corporación riojalteña, ese mismo premio le será entregado a María Luisa Pérez Sáez, una vecina que ha cumplido cien años de edad.

Así se les ha propuesto a los concejales que integran este organismo y deberán valorar, en última instancia, la inicitiva impulsada por el equipo de gobierno para volver a incorporar a Haro a la Asociación de Ciudades del Vino (Acevin), entidad que agrupa a poblaciones unidas por características y problemáticas similares que fusionan intereses y esfuerzos «con el fin de disponer de un espacio e instrumentos de reflexión y de análisis estratégico que ayuden a tomar decisiones y realizar propuestas en los ámbitos de potenciación de la agroindustria, planificación urbanística, cultura y turismo vitivinícola, patrimonio industrial, creación de instrumentos de promoción local y de diversificación de la actividad económica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos