El Concejo reordena el aparcamiento en Fernández Ollero para triplicar el número de plazas

El informe elaborado por los técnicos de la Policía Local asegura que la vía cuenta con espacio suficiente como para implantar en ella el estacionamiento oblicuo.
El informe elaborado por los técnicos de la Policía Local asegura que la vía cuenta con espacio suficiente como para implantar en ella el estacionamiento oblicuo.

Al cambiar a batería parte de los estacionamientos en línea, la vía pasa de las veinte plazas actuales a contar con un total de cincuenta y seis

DANIEL ORTIZ

La búsqueda del equilibrio entre las zonas habilitadas para el estacionamiento de vehículos y la creación de espacios más amplios para el tránsito de peatones es uno de los mayores retos a los que se enfrentan los responsables de la movilidad en las ciudades del siglo XXI. Los comerciantes anhelan que los peatones circulen sin agobios por delante de sus negocios y los vecinos empiezan a conformarse con no tener que dar más de tres vueltas a la manzana cuando regresan a casa para que su coche pernocte –sin recurrir al parquímetro, se entiende– en un lugar no demasiado lejano del hogar.

En la búsqueda de ese equilibrio se encuentra inmerso el equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Haro, que ayer dio a conocer su plan para el entorno de la calle Julián Fernández Ollero. Hasta la fecha, no son más de veinte los vehículos con espacio reservado para su estacionamiento de forma simultánea, pero el Concejo ha decidido apostar por el aparcamiento en batería y marcha atrás para varios de los tramos para así ganarle a la vía otras treinta y seis plazas adicionales.

No ha sido una decisión tomada a la ligera, aseguran desde el Ayuntamiento mientras señalan que un informe de la Policía Local avala la reestructuración viaria de esta calle «debido, sobre todo, a su anchura».

Además, los responsables municipales se apresuraron en subrayar que aparcar en las nuevas zonas habilitadas para tal fin no le costará un céntimo a los conductores: «Se trata de plazas libres, ya que no está previsto, en ningún caso, establecer Servicio de Estacionamiento Regulado», señalaba el edil de Servicios, José María Sáez Morón.

Con este nuevo diseño del entorno, «queremos dar respuesta a las necesidades de la zona, que cada vez cuenta con más vecinos y más negocios, y por tanto se requiere de espacio para aparcar», indicó Sáez Morón.

El informe técnico sobre el que se apoyan los cambios no solo apunta al aumento de las plazas de aparcamiento ganadas al terreno como aspecto positivo de la reordenación, ya que considera que entre sus efectos secundarios destacarán aspectos como una disminución de la doble fila, una reducción en la velocidad de circulación y un aumento de la seguridad, tanto para peatones como para conductores.

Sobre la entrada en vigor de estos cambios, el Ejecutivo local se limitó a señalar que se producirá «en breve», si bien avanzó que la Comisión Municipal Informativa ya está al tanto de las modificaciones y que ya se ha contratado a la empresa responsable de repintar la calzada (unos trabajos presupuestados en 3.000 euros con cargo a las arcas municipales).

Avenida de La Rioja

También en lo relativo a la movilidad, otra de las zonas de la capital jarrera en la que se redistribuyeron las plazas de aparcamiento con la inclusión de estacionamiento oblicuo y marcha atrás fue la Avenida de La Rioja, generando un hondo malestar entre sus vecinos, que han llegado a reunir más de un millar de firmas contra la iniciativa.

Sin embargo, todo parece indicar que el aparcamiento regulado mediante zona azul va a seguir instaurado en este área de la ciudad, a tenor de las palabras expresadas por Leopoldo García en el último pleno municipal, con las que indicaba que será difícil dejar la Avenida de La Rioja como estaba.

Fotos

Vídeos