El Concejo jarrero contrató a la Banda de Cornetas para actuar en las procesiones

Los capuchinos abren el paso por delante de la imagen del Cristo de la Buena Muerte por la Calle de Santo Tomás de Haro./ DONÉZAR
Los capuchinos abren el paso por delante de la imagen del Cristo de la Buena Muerte por la Calle de Santo Tomás de Haro. / DONÉZAR

Lo realizó a través de la Concejalía de Turismo y mediante decreto de Alcaldía, pagando 500 euros por su presencia en los actos que organiza la Cofradía de la Vera Cruz

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

El Ayuntamiento contrató los servicios de la Agrupación de Cornetas y Tambores de Haro para que participase en las procesiones celebradas a lo largo de la Semana Santa. Lo confirma el decreto de Alcaldía suscrito por la alcaldesa de la ciudad, la socialista Laura Rivado, y publicado en el Portal de Transparencia de la Corporación jarrera, en el apartado de «contrataciones, convenios y subvenciones», con fecha 12 de marzo.

El documento, al que se puede acceder públicamente por estar editado en la página digital del Consistorio, detalla que la regidora, «siguiendo las indicaciones del concejal delegado para las actuaciones de Semana Santa 2018», resolvió «contratar las diversas actuaciones y servicios, aplicándolos a la partida correspondiente de Turismo», delegación que gestiona el regionalista Leopoldo García que se supone, consecuentemente, fue quien formuló la popuesta de contratación.

Rivado ordenaba, en concreto, «contratar a la Agrupación de Cornetas y Tambores (...) por las actuaciones durante los días 24, 28, 29 Y 30 de Marzo, dentro de los actos de Semana Santa 2018, por un importe de 500 euros exentos de IVA (sic)». Y, dentro del formulario administrativo que acostumbra a acompañar este tipo de resoluciones, dejaba claro que «las diversas razones sociales, personas jurídicas contratadas o autorizadas en el presenteacuerdo, deberán contar con todos los permisos y licencias necesarios en las distintas materias exigibles tanto fiscal, laboral, seguros sociales y cuantos otros sean necesarios para la citada contratación, asumiendo en todo momento las posibles responsabilidades que por la falta de cualquier permiso pudiesen acaecer», entre otras disposiciones.

Repasado el calendario litúrgico del pasado mes de marzo, parece evidente que las cuatro fechas marcadas coinciden con la celebración del traslado del Cristo Crucificado después del Pregón de Semana Santa en la Parroquia de Santo Tomás Apóstol (24), la Procesión del Encuentro (28), la Procesión de la Cena del señor (29) y la Procesión del Santo Entierro (30), que contaron con la presencia e intervención activa de la agrupación musical.

A este decreto le siguió, curiosamente, otro que fue fechado dos días después (14 de marzo) y por el que, también siguiendo las indicaciones del mismo edil, se aprobaba la contratación de diversos servicios «para las actuaciones de la III Exaltación Nacional de Bandas de Cornetas y Tambores Ciudad de Haro». La regidora local asumía, en ese caso, el pago de las facturas que librarían cuatro compañías de transporte público para el traslado, con viaje de ida y vuelta en autocar, de los integrantes de las cuatro bandas que llegaron de Bilbao, Murchante (Navarra), Zaragoza y Burgos para participar en el encuentro organizado por la Agrupación de Cornetas y Tambores de Haro, y celebrado en la localidad riojalteña el 18 de marzo.

La suma de las cuatro facturas se situaba, como puede comprobarse en el mismo Portal de Transparencia del Ayuntamiento, por encima de los 1.600 euros.

La dirección de la entidad jarrera se limitó a garantizar que todo lo acordado con la Administración local se hizo «desde la legalidad», cuando se le preguntó si habían sido contratados sus servicios por el Ayuntamiento como se apunta en el decreto publicado el 12 de marzo. Pero, aunque ése es un extremo que parece más que incuestionable, el contenido de la resolución aprobada por la alcaldesa y pactada previamente por el concejal de Turismo ha generado un profundo malestar en el seno de la Cofradía de la Vera Cruz. No tanto por el fondo de la cuestión como por las formas y la disparidad de criterios con las que, vinieron a denunciar alguno de sus responsables, se tratan a las diferentes asociaciones del municipio.

Agravios comparativos

Llama la atención, fundamentalmente, que el Consistorio jarrero contratase servicios para una actividad en cuya organización no participa, y sin el conocimiento de la institución que se encarga de la realización de los actos públicos que se celebran durante la Semana Santa. Porque desde la cofradía se dejó bien claro que desconocían «por completo» la existencia de ese contrato y se reafirmaron en la tesis de que, para la Vera Cruz, la Agrupación de Cornetas y Tambores «participa en las procesiones de forma desinteresada, como ha hecho siempre». De ahí la norme sorpresa con que recibieron la noticia, sin alcanzar a entender por qué se pactó ese pago de 500 euros por su participación en los actos religiosos.

Es más. Molestos al recibir únicamente del Concejo una subvención de 330 euros al año, a pesar de la dimensión y repercusión pública de los actos que promueve, con enorme impacto en el sector turístico y hostelero, advirtieron del «agravio comparativo» que sufren, como la suya, «muchas asociaciones de Haro».

En su caso, de suyo, los 190 músicos que acudieron desde otras ciudades para participar junto a la banda de cornetas y tambores de Haro en las procesiones «lo hicieron de forma gratuita y hasta pagándose los servicios de transporte en autobús». Disfrutaron, eso sí, de un ágape costeado con cargo a los fondos de la cofradía jarrera que desembolsó 1.600 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos