El Concejo jarrero busca 150.000 euros para cubrir bajas y aplicar su nueva RPT

Delegados sindicales y corporativos en una de las reuniones mantenidas para la negociación del convenio laboral en vigor./ R. SOLANO
Delegados sindicales y corporativos en una de las reuniones mantenidas para la negociación del convenio laboral en vigor. / R. SOLANO

García anuncia a la junta de personal la intención del tripartito de aprobar en pleno la modificación presupuestaria que permita disponer de esa partida este mismo año

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

La cúpula del Ayuntamiento de Haro trabaja en la introducción de una nueva modificación presupuestaria que le permita disponer, durante el presente ejercicio, de 150.000 euros más para poder hacer frente, con cargo al Capítulo de Personal, a la contratacion de interinos que cubran las numerosas bajas que hay a día de hoy en la plantilla municipal y hacer frente, al mismo tiempo, a la aplicación de la Revisión de Puestos de Trabajo (RPT) que negocia con los representantes de los trabajadores y que podría ser aprobada a mediados de año para entrar en vigor en el mes de julio.

La cuantía, viene a desvelar el contenido de la comunicación remitida por la junta de Personal a los funcionarios y laborales de la Administración jarrera, y a la que ha conseguido tener acceso este periódico, podría haber sido más elevada incluso.

De acuerdo con la información facilitada a los sindicatos por la alcaldesa de la ciudad, Laura Rivado, y el concejal que ha acabado asumiendo la gestión de la RPT, Leopoldo García, para la contratación de interinos que completen los puestos más necesarios y 'lastrados' por bajas, en muchos casos de larga duración, se necesitarían al menos 100.000 euros. Y hacer efectiva las directrices recogidas en la revisión de todos los puestos que forman parte de la estructura municipal, elevando sus nóminas en función de los puntos otorgados por responsabilidad o carga de trabajo, otros 100.000 euros más si se reconoce su entrada en vigor con carácter retroactivo y valor al primero de enero del presente año.

«Debido al gran número de contratos de personal interino que están viéndose en la obligación de contratar» y los que están «pendientes de contratar aún para cubrir el gran número de bajas que se han producido», detalla la nota sindical, el equipo de gobierno reconoce necesitar 100.000 euros que se sumarían a otra cifra de similar cuantía ya que, aunque en un primer momento el técnico de Gestión de Personal llegó a defender que la revisión de puestos supondría un incremento de costes de 50.000 euros anuales, «después dijo que eran 100.000 y que para ello necesitaban hacer una modificación del Presupuesto».

Amplio listado de bajas

La suma de ambas partidas, pareció refrendar el encuentro que mantuvieron las dos delegaciones, situaba a la Corporación en una encrucijada «porque no les llega el dinero», explicaban en términos coloquiales los delegados sindicales en su comunicación, trasladando a sus compañeros los argumentos esgrimidos por el concejal regionalista, responsable ahora del área. «Han tenido que tomar la decisión política de, o contratar interinos para cubrir tantas bajas como hay, o aplicar la RPT desde el 1 de enero de 2018, porque para las dos cosas no había» dinero suficiente. Y la decisión final consiste, a tenor de lo planteado por los munícipes, en «contratar para cubrir las bajas y que la RPT entre en vigor desde el 1 de julio de 2018». Es decir, 'a posteriori'.

Ciertamente, la situación en que se encuentra la plantilla del Ayuntamiento muestra 'vacíos' palpables en prácticamente todos los departamentos municipales. Y muy especialmente en algunos que se consideran sensibles para la gestión de la actuación pública. Sobre todo en la Unidad de Obras donde se anotan tres bajas. Dos correspondientes a puestos de carácter técnico y máximo nivel jerárquico, y otro administrativo, con nivel de jefatura de negociado.

Uno de los puestos de arquitecto ya ha sido cubierto de forma provisional mediante la contratación de un licenciado; el último desplazando a un funcionario perteneciente, en realidad, a la Unidad de Cultura que, consecuentemente, sufre esa 'baja' también en su dotación.

Cuatro, dos por bajas de larga duración y otras dos al producirse una jubilación y la salida de uno de los agentes que ha acabado incorporándose a la plantilla de la capital riojana, se anotan en el cuadro de la Jefatura de Policía Local que compensa la falta de efectivos mediante la aprobación de refuerzos y, por lo tanto, la realización de horas extraordinarias por parte de los diecisiete funcionarios que siguen en activo cuando se considera necesario, en función de los servicios y temporadas. Pero en ese contexto, recuerdan fuentes del Consistorio riojalteño, se asumen al mismo tiempo muchos más gastos.

Otras dos más se adscriben a la Brigada de Obras que llegó a contar, hace ya muchos años, con diecinueve empleados y a día de hoy tan sólo dispone de siete. Una baja y una jubilación, con contrato de relevo, merman la capacidad de actuación de una unidad que, según han dejado entrever en los últimos meses la regidora socialista Laura Rivado, se reforzará con la contratación de empresas privadas para la realización de algunas de sus tareas públicas.

La primera de ellas, el mantenimiento de los parques y jardines de la ciudad, aunque en algún momento se ha dejado caer a los delegados sindicales que se tenía pensado no amortizar las plazas vacantes para contratar las labores de albañilería que siguen realizando, y hasta los puestos de conserjes de instalaciones deportivas, una opción que los trabajadores han descartado de plano hace ya meses.

Incluso el plantel de Secretaría se ha visto mermado en dos plazas, lo que ha obligado a cubrir de forma interina una al menos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos