El comercio decide hacer frente común a la «delicada situación» del Casco Antiguo

El comercio decide hacer frente común a la «delicada situación» del Casco Antiguo

Propietarios de varios establecimientos de la zona acordaron iniciar sesiones de trabajo para trazar un plan de acción que se desmarque de todo debate político

ROBERTO RIVERA

Desde el comercio, pero no sólo para el comercio. Al margen de todo debate político, por entender que la reactivación del Casco Antiguo constituye un objetivo de «interés general» del municipio jarrero. En positivo, planteando actuaciones que eludan cualquier crítica sobre las causas del deterioro que viene sufriendo la zona desde hace décadas para centrarse en las iniciativas que podrían ayudar a su recuperación «social y económica». Y de amplio espectro, porque no sólo se contempla un programa diseñado para la dinamización comercial de la zona sino que reivindique también el interés del centro neurálgico de la ciudad y lo haga más atractivo para vecinos y visitantes.

A grandes rasgos, esos son los aspectos que definen el plan de intervención que pretenden llevar a cabo los establecimientos comerciales del Casco Antiguo de Haro, a la vista de la «preocupante y delicada situción» en la que, según confirmaron los asistentes al encuentro convocado por ACCIRA para la mañana de ayer, se encuentra actualmente el sector y el entorno público, donde se concentran numerosas lonjas sin actividad (en muchos casos después de años de atención al público) y un amplio listado de pisos y edificios no ocupados por ningún inquilino.

La de ayer, pudo saber este medio al cierre de la reunión, fue «una primera toma de contacto» que ha permitido toma consciencia real de la inquietud con la que los profesionales han visto cómo se desplobaba la zona, primero; cómo comenzaban a abandonarla, a causa de las dramáticas consecuencia que la crisis ha tenido sobre el tejido económico del país, o el traslado de sus negocios a las áreas de nueva urbanización, después; y, en última instancia, cómo se va ampliando de forma lenta pero imparable el número de inmuebles que son declarados en ruina y abandonan, definitivamente, el entramado urbano de la ciudad para transformarse en un solar sin expectativas de reedificación ni a corto ni a medio plazo.

Pero también fue entendida en clave positiva al celebrar, tanto los presentes como los compañeros que han garantizado su participación en esta iniciativa que parte del colectivo comercial jarrero pero pretende aunar a los establecimientos no asociados, que entre todos se haya decidido «formar frente común para sumar» y diseñar «un programa de intervención que permita afrontar el futuro con mucho más optimismo», entendiendo que se trata de un reto posible, si se logra la implicación decidida de todos.

Para ello, vinieron a confirmar algunos de los presentes en la sesión, se decidió mantener nuevos encuentros en los que se pondrán sobre la mesa las propuestas que formulen los comerciantes de la zona, de manera que en los próximos meses se disponga de un plan perfectamente definido. «No sólo con la realización de campañas de promoción comercial, sino de actividades que afecten a otros ámbitos y se supongan imprescindibles a la hora de otorgar vida al Casco Antiguo que se nos muere», venían a refrendar las personas consultadas por este medio.

Será después, cuando se tenga claro qué hacer, cómo hacerlo y con qué hacerlo, cuando el movimiento trasladará a las diferentes administraciones públicas su iniciativa para tratar de obtener recursos. «Todo ello desde la colaboración, y al margen de cualquier debate político».

En opinión de los titulares de los negocios que dieron ayer un paso al frente, «parece necesario que todos nos concienciemos de que este problema es de todo y no debe servir como elemento de discusión sino de unión, piense como se piense».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos