El Ciudad de Haro muestra sus artes

Los trabajos realizados a lo largo del curso académico por los alumnos del Bachillerato de Artes se muestra en el Palacio de las Bezaras por primera vez./ E. C.
Los trabajos realizados a lo largo del curso académico por los alumnos del Bachillerato de Artes se muestra en el Palacio de las Bezaras por primera vez. / E. C.

Las Bezaras exhibe los trabajos realizados por los alumnos del instituto jarrero, en todas sus discipinas

Roberto Rivera
ROBERTO RIVERA

En plena era de las tecnologías y la pragmática, de los números y la rentabilidad económica a corto plazo, el Instituto Ciudad de Haro abre en el Palacio de las Bezaras una ventana que aporta oxígeno a la observación y ayuda, con ello, a reflexionar sobre la belleza y la vertiente más humana de este mundo de locos. En los salones del centro cultural de Fundación Caja Rioja-Bankia se muestran al público, hasta el próximo día 26, los trabajos realizados a lo largo del curso que se nos escapa por la treintena de alumnos del Bachillerato de Artes del instituto jarrero. Por los 14 que forman parte de la matrícula de primer curso, y los 17 que están inscritos en el listado de segundo.

Se trata de creaciones que van desde esculturas de volumen realizadas con vaciado de escayola, hasta dibujos y pinturas que escarban en diversas opciones artísticas basadas en el manejo del grafito, el lápiz o el carboncillo, la sepia, el pastel y la acuarela; disciplinas que se mueven entre las técnicas secas y las húmedas, y que ayudan a recrear la realidad o a interpretarla, según demuestra la colección que se muestra al público que se asoma a la sala.

Entre los trabajos que cuelgan de las paredes de la sala, dibujos artísticos con referencias de aquello que se ve, encaje de bodegones y la traslación de los conocimientos que imparten Leonardo Díez, Alejandro Noriega, Federico José García y Aitor Villacampa que dan forma a la primera muestra de estas características, referencia de su labor como docentes y la evidencia de la evolución que a lo largo de estos años han experimentado todos los alumnos de la clase, compuesta por jóvenes que se mueven entre los dieciséis y los dieciocho años de edad.

Se exponen, dibujos y pinturas, sobre paneles colectivos;y las esculturas en expositores que no hacen sino poner en valor la sensibilidad que emana de la mirada de los chavales, más decididos a mirar, analizar, entender y reconocer, antes de dar el primer paso, que el de responder a lo que se exige a corto plazo y por urgencia.Sobre el papel, el anuncio oficial de esta exposición que saca a la luz el trabajo impulsado en las aulas del viejo instituto jarrero, informa al vecindario de que en Las Bezaras «pueden verse trabajos de dibujo artístico, trabajos de volumen en escayola y diseños de producto con su proceso de desarrollo, hasta su acabado final». Y, al mismo tiempo, que la exposición se puede visitar de lunes a sábado, desde las seis de la tarde hasta las nueve de la noche, hasta el próximo día 26 de mayo en el centro cultural de la Calle de la Vega.

Las notas de comunicación no desvelan siempre los secretos de aquello que tratan de promocionar.

En este caso obvian, para quienes se acerquen a sus salas, que entre las reproducciones de las Venus de Milo y el Discóbolo de Mirón, los personajes cinematográficos de 'El señor de los anillos', 'Tiburón' o 'Gladiator', las estampas más retratadas del Golden Gate y los bodegones que se consideran base para la comprensión de la perspectiva y las formas, cuando se trasladan volúmenes al plano, hay un sustrato que no se advierte a simple vista. Es el alma que le ha puesto la chavalería, el empeño de cada uno de los jóvenes autores por sentir que crean algo nuevo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos